Rosario siempre estuvo cerca

Rosario siempre estuvo cerca

Desde Zonaprop, a través de nuestra sección #DateUnRespiro queremos proponerte diferentes escapadas para que puedas relajarte cuando tengas unos días libres. Aprovechá y conocé Rosario en Semana Santa:

Como dice Fito, Rosario se encuentra a tan sólo 3 horas y media en auto de Buenos Aires. Es un destino con una variada oferta de actividades para realizar, ideal para visitar en Semana Santa del 18 al 21 de abril. Desde visitas históricas y tours gastronómicos, hasta deportes acuáticos en el río Paraná, son tan sólo algunos de los atractivos de la ciudad.

 

Una ciudad con paseos de todo tipo: ferias, costanera y recorridos sobre ruedas

Si se visita Rosario, el paso por la costanera del Paraná es obligado. Las actividades para hacer cerca del río son numerosas. Una buena opción es visitar el Balneario La Florida, la entrada al predio concesionado cuesta 70 pesos para los adultos y tiene una playa pública, Rambla Catalunya, donde se puede jugar al voley, aprender surf, tomar un mate a la orilla del río o hacer un paseo en lancha. Los rosarinos suelen veranear en esta zona.

Una gran forma de moverse por la ciudad es con la bici, se puede recorrer la costanera, los grandes parques y los diferentes monumentos. También, rodear el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, MACRO, y hacer una parada en este antiguo silo cerealero, restaurado e intervenido en 2003, para albergar la colección más importante de arte contemporáneo de Argentina.

Costanera rosarina. Crédito: Benjamin Dumas para Benontherun.

Todos los domingos por la mañana la costanera se vuelve peatonal. Como iniciativa del gobierno, se cierra el paso del tránsito para que los vecinos y turistas puedan disfrutar de la “Calle Recreativa” en bicicleta o patines, con hijos o mascota, se puede recorrer desde el puente colgante hasta el faro.

Los fines de semana son de las ferias: se ofrecen desde artesanías, antigüedades y ropa, hasta vinilos inéditos y difíciles de encontrar en otro lugar, la mayoría dispuestas en Rivadavia al 2300.

Las marcas del tiempo en la ciudad santafesina

La visita puede continuar con un paseo por el Parque Independencia, hay una semblanza con el jardín Botánico o el Rosedal de Buenos Aires, ya que los tres fueron proyectados por el arquitecto y paisajista Carlos Thays. El parque rosarino fue pensado como emblema para conmemorar el centenario de la independencia argentina en 1910. Tiene un lago donde los paseantes se suben a los típicos bosques de pedal para recorrerlo y, próximo a él, se encuentra un restobar para picar algo.

Además, dentro del predio del parque hay ofertas culturales variadas, ya que se encuentran el Museo Histórico Provincial Julio Marc, el Museo de la Ciudad y, cruzando la Av. Pellegrini, está el Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino con aproximadamente 4 mil obras, la segunda colección más importante del país detrás del Museo Nacional Bellas Artes de Buenos Aires.

El parque Independencia se encuentra atravesado por otro de los grandes atractivos de la ciudad: el Boulevard Nicasio V. Oroño. Se trata de un paseo que divide la avenida de doble mano y recorre de norte a sur la ciudad, desde la costanera del río Paraná hasta el límite del municipio. Al momento de su inauguración, en 1868, fue elegido por las familias de clase alta para construir sus enormes mansiones y, actualmente, en el trayecto del boulevard aún pueden observarse esas casonas de estilo europeo de las familias más acaudaladas. Con el tiempo, muchas de ellas se convirtieron en instituciones como hospitales privados  o escuelas.

Rosario surge como ciudad en el siglo XVIII cuando la población comienza a asentarse en torno a una capilla, pero recién se expande cuando su puerto se convierte en la principal conexión entre Buenos Aires y las provincias del interior, a mediados del siglo XIX. Las grandes diásporas italianas y españolas que llegan a la ciudad y el crecimiento de la pampa gringa la convierten en un centro urbano, industrial y comercial.

La historia rosarina se vivencia a partir de sus monumentos más icónicos, entre ellos, el reconocido Monumento a la Bandera donde Belgrano izó por primera vez la bandera argentina el 27 de febrero de 1812.

Rosario para los más bajitos

Una opción para los más chicos es visitar la Isla de los Inventos, instalada en la antigua estación de tren Rosario Central. Se trata de una estación ferroviaria convertida en un espacio de juegos y diferentes actividades para que aprendan los niños. Los pequeños también pueden divertirse en el Jardín de los Niños en el Parque Independencia.

La antigua estación de tren Rosario Central. Crédito: Nicolás Alejandro para Street Photography,

Una excursión para todas las edades es la visita al Acuario del Río Paraná, inaugurado recientemente. Se trata de un centro científico, tecnológico y educativo para la conservación ambiental de las especies y el aprovechamiento del agua dulce del río. Las peceras exhiben más de 107 especies e imitan los distintos ambientes de río. Es una experiencia que vale la pena, aunque es importante sacar turno previamente por internet en su página web.

Recorrido gastronómico

De la mano de los viajes va la gastronomía y Rosario no es la excepción. Los polos gastronómicos ofrecen ofertas para todos los paladares. En el antiguo barrio bohemio de Pichincha se desarrolla un circuito cervecero. Se ofrecen en diferentes locales sabores variados de cervezas artesanales sobre las calles Brown, Güemes, Salta y Jujuy, entre otras. En cuanto al circuito gastronómico, hay varios puntos a destacar. Para los carnívoros, dos buenas opciones son: la parrilla Escauriza, situada frente al río, y La Churrasquería, que ofrece carnes maduradas y tres tipos de vermut. Otro de los grandes atractivos gastronómicos es el Mercado del Patio, un espacio donde se desarrollan 40 locales de 20 rubros distintos y hay venta minorista de alimentos agroecológicos y orgánicos. Además, es sede de eventos, ferias y degustaciones del mundo culinario.

Para terminar la visita con un toque dulce, se puede pasar por alguna de las 150 heladerías de Rosario, autoproclamada capital argentina del helado artesanal. Río Helados es la más elegida por los rosarinos, según el portal Punto Biz. Una opción más gourmet es Gianduia, ya que tiene una gran variedad de paletas decoradas a mano y sabores originales.

 

 

Esperamos que te agradado la escapada que propusimos. Si estás buscando propiedades únicas, hace click en Zonaprop y vas a encontrar miles de avisos de inmuebles disponibles.

 

 

Crédito foto principal: Gustavo Fernando Durán para Foter.

Por: Lucía Benavente

Lucía Benavente
ADMINISTRATOR
PROFILE

Más noticias