Skip to main content

Cuando, por alguna razón, necesitás mudarte, una de las opciones más rápidas para encontrar un nuevo lugar donde vivir es alquilar un departamento. Este proceso puede resultar complicado y, para algunas personas, un poco estresante.

1. Definí tus prioridades y necesidades

Antes de comenzar tu búsqueda, es importante que sepas exactamente qué estás buscando en un departamento.

  • ¿Cuántas habitaciones necesitás? Según el tipo de propiedad que buscas, como el tamaño, la cantidad de ambientes, las comodidades, y si prefieres un ph o departamento, entre otros .
  • ¿En qué zona te gustaría vivir? Si estás buscando alquilar un departamento que está cercano al trabajo, a la universidad, la familia, etc.

Tener claridad sobre tus necesidades te ayudará a filtrar las opciones y encontrar el departamento perfecto.

2. Calcular tu presupuesto

Es importante que determines cuánto podés gastar en el alquiler teniendo en cuenta que, además del alquiler, deberás pagar servicios como agua, luz e internet y a veces, algún tipo de expensas. En este ítem también podés incluir la gestión de una garantía, si es que no tenés quien pueda brindártela sin costo.

3. Investigá el mercado

Una vez que tenés definidas tus prioridades, necesidades y presupuesto, viene la etapa de investigación de las ofertas que se adaptan a tus requisitos.

Infórmate sobre los precios de los alquileres en la zona que te interesa. Comprendé cuál es el rango de precios promedio y compará diferentes opciones para asegurarte de obtener un precio justo y acorde a tu presupuesto.

Esta etapa lleva bastante tiempo y te conviene hacerla en línea, en portales y sitios de inmobiliarias para comenzar. También podés consultar a amigos o conocidos que vivan en la zona para obtener recomendaciones.

4. Visitá los departamentos

Organizate y acordá una serie de visitas a los departamentos que te interesen en distintos momentos del día para ver las condiciones reales de la propiedad y observar si el entorno se corresponde con lo que buscas, además de poder conocer un poco más del barrioEn cada visita hacé todas las preguntas necesarias y no te quedes con dudas.

5. Verificá las condiciones del departamento

Una vez que decidiste qué departamento te interesaría alquilar, coordiná una nueva visita y verificá su estado. Revisá si hay daños en las paredes o pisos y también poné atención a que las puertas y ventanas cierren correctamente.

Si ves que hay algún problema, consultá si el propietario lo solucionará antes de alquilar para que vos entres tranquilo a la propiedad, luego de firmar el contrato.

Otra cosa que tenés que observar es si el espacio es suficiente para todos tus muebles y pertenencias, especialmente si hay espacios de guardado.

6. Considerá los servicios extras y los requisitos del contrato

Si optás por alquilar un departamento con servicios adicionales, como gimnasios, jardines, piscinas o lavandería, averiguá si están incluidos en el valor del alquiler mensual o si tenés pagar un extra por ellos.

Otra cosa que puede afectar tu presupuesto de alquiler y que tenés que saber de antemano son los requisitos del contrato como pagar el depósito, meses por adelantado, comisiones.

7. Revisá el contrato de alquiler

Este tip es fundamental para tu tranquilidad futura. Prestá mucha atención y lee detenidamente el contrato y, si tenés dudas, recurrí a algún profesional que pueda explicarte bien las cláusulas.

Tener bien claro los detalles del contrato te evitará sorpresas desagradables. Entre los aspectos que tenés que observar y comprender bien están la duración del contrato, la determinación de la forma de pago, las garantías, las reglas de convivencia y las obligaciones y derechos del propietario y del inquilino.

8. Preguntá sobre el reglamento de copropiedad

Aunque muchas veces esto se pasa por alto, es clave si, por ejemplo, tenés mascotas. En ocasiones los propietarios o las inmobiliarias no tienen problemas en aceptar inquilinos con mascotas, pero el reglamento de copropiedad no lo permite. Si es tu caso, asegurate de preguntar esto antes de firmar el contrato.

9. Inquilino precavido vale por dos

Si cuando vas a hacer una visita ya sabés todos los gastos que tenés que asumir, contás la garantía, la propiedad está en condiciones y realmente te gusta, es recomendable que dejes ahí mismo una seña y así te asegurás de que nadie más te gane la propiedad. Sobre todo en un contexto de poca oferta.

10. Inspirar confianza

Cuando empieces a hacer los contactos con las inmobiliarias, ofrecé referencias de antiguos alquileres o, incluso, de tu trabajo para que vean que sos una persona confiable, responsable y cumplidora, sin nada que ocultar.

11. Tip de oro: si tenés dudas, no te apures

Asegurate de tomarte el tiempo necesario para investigar y considerar todas tus opciones. Aunque en ocasiones el mercado inmobiliario está con ofertas limitadas, tené en cuenta que si firmás un contrato y alquilás un departamento, por ejemplo, en una zona inconveniente que te obliga a perder más tiempo en traslados, vas a afectar tu calidad de vida y a la larga, gastar de más.

Claves para alquilar un departamento y cerrar una operación exitosa

Como ves, en el proceso de alquilar un departamento tenés que estar atento a varios aspectos, pero es especialmente importante que tengas claro que es un objetivo posible y que tu posición de inquilino no tiene por qué ser desventajosa.

Como cliente, no tenés que atenerte totalmente a lo que el propietario o la inmobiliaria te proponen, sino que tenés la oportunidad de negociar algunas cosas para, por ejemplo, reducir algunos gastos y así poder contar con el dinero, pagar otros que se van a presentar pronto, por ejemplo, los de la mudanza.

Si querés saber más sobre cómo organizar tu mudanza y cómo optimizar este gasto, te invitamos a leer nuestro artículo ¿Qué gastos implica mudarse?, allí vas a encontrar información valiosa que puede ayudarte para tomar tu mejor decisión.

Por: Zonaprop

Compartir

Leave a Reply

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario