Skip to main content

Desde hace más de 20 años, el mercado de oficinas en la Argentina atraviesa un ciclo negativo. Si bien después de la crisis de 2001 la tendencia de los precios fue en alza, los rendimientos por el alquiler de oficinas se deterioraron de manera gradual a lo largo de los años.

Pasada la crisis sanitaria, en el actual mercado inmobiliario, los precios están a la baja. Por eso, quienes invierten todavía no tienen en claro si la compra de oficinas podría ser un buen negocio, ya que los rendimientos por alquiler no se recuperan y el panorama inmobiliario es todavía incierto.

Además, a esto hay que sumar el contexto de depreciación de la moneda y las reglas cambiantes de la economía, que impiden tener una visión de negocio predecible.

Sin embargo, y a pesar de la incertidumbre económica, los números se están posicionando en una zona de recuperación que se explica, sobre todo, por un nuevo paradigma laboral: el trabajo híbrido.

“El mercado de oficina de a poco fue volviendo. Cambió el paradigma, cambió el uso de la oficina pre pandemia en relación a lo que se proyecta en los próximos 24 o 36 meses”, detalla Domingo Speranza, CEO & socio de Newmark Argentina

El trabajo en la era pospandemia

La aplicación masiva de la vacuna contra la COVID-19 y el control de la crisis sanitaria hicieron posible que, a partir de 2022, las personas regresaran de manera gradual a la presencialidad en la oficina.

Sin embargo, las cosas cambiaron. Las empresas que durante la pandemia se adaptaron y siguieron funcionando con un esquema remoto, en la pospandemia, eligieron adoptar un sistema híbrido, flexible y resiliente.

A su vez, la modalidad híbrida se presenta como una gran oportunidad para el mercado de oficinas. Claro, la demanda es menor a la registrada en la prepandemia y quizás se trata de espacios pequeños, pero la realidad es que en la actualidad se registra un incremento sostenido de la demanda de espacios corporativos saludables y confortables.

“Hay mucha incertidumbre sobre cuál va a ser la cantidad de metros ocupados por cada oficina por cada empresa: algunas proyecciones indican que las empresas ocuparán producto del trabajo híbrido aproximadamente un 30% menos, otros un 15% menos de espacio. Lo cierto es que eso no necesariamente trae aparejado que vaya a haber eternamente una gran vacancia”, explica Speranza.

Asimismo, resalta que las oficinas en este período pasan a tener un rol más social que un mero rol de donde ejercer el trabajo frente a un escritorio. Es decir, que se convierten en un espacio de encuentro.

Mercado de oficinas y trabajos híbridos: una sinergia positiva

Si bien existen trabajos que se pueden hacer desde cualquier lugar, hay otros que necesitan de la presencialidad, incluso aunque no sea diaria. Trabajar algunos días en casa y otros en la oficina tiene muchos beneficios para las personas y las empresas. Por ejemplo, las personas tienen más flexibilidad en su vida laboral y las empresas pueden reducir sus costos operativos y de alquiler de oficinas.

En esta nueva realidad, el mercado de oficinas podría verse resentido. Sin embargo, está sucediendo lo contrario: algunos segmentos del mercado se están recuperando de la mano de los trabajos híbridos.

“Los barrios de oficinas no necesitan solo tener buen transporte público, también requieren de algunas otras funciones que puedan colaborar con la vida social de quienes van a trabajar como cercanía donde viven o al colegio de sus hijos, teatros, etc”, comenta Speranza.

En cuanto a las zonas, Catalinas (Retiro) y de avenida Libertador (CABA), así como los nuevos espacios de oficinas en Nordelta, tienen los niveles de vacancia más bajos y se están recuperando de la crisis rápidamente. Esto es porque los edificios premium tienen una gran capacidad de adaptación al trabajo híbrido.

En cambio, las oficinas de Puerto Madero y de Microcentro todavía no alcanzaron el ritmo de recuperación del tradicional complejo de Retiro o de las oficinas del norte del Gran Buenos Aires. En este caso, el especialista explica que, en particular, Microcentro está en un proceso de transformación en parte por la obsolescencia de edificios y por la conflictividad del transporte que se desencadena por las recurrentes manifestaciones.

Por lo tanto, la tendencia a ofrecer oficinas de mejor calidad y con servicios más atractivos deberá ser asumida por todo el mercado de oficinas para seguir siendo competitivo y recuperarse del crash provocado por la pandemia.

Antes era normal la búsqueda de oficinas de entre 1000m2 o 1500 m2. Hoy hay algunas que corresponden a supercines de 4.000, pero otras de 450 m2 o 350m2 que, muchas veces son las viejas empresas que tenían oficinas grandes. En ese sentido explica que lo que hacen es dividirse o achicarse. 

¿Cómo se adapta el mercado de oficinas para aprovechar la oportunidad de recuperación?

En la actualidad, las empresas priorizan el confort y entienden a las oficinas como lugares de encuentro y no tanto como lugares de trabajo. En este sentido, el diseño juega un papel fundamental en el mercado de oficinas, ya que la adaptación al modelo híbrido trae consigo el desafío de ofrecer espacios con las siguientes características:

  • diseño human-centric, con el foco puesto en las experiencias y la salud de las personas;
  • tipologías dedicadas para la colaboración, el aprendizaje, el descanso y las actividades sociales;
  • espacios para el bienestar, es decir, con buena luz, ventilación adecuada, muebles cómodos, impronta verde, etc.;
  • conectividad integral;
  • tecnología para el trabajo colaborativo;
  • entre otras.

“Las oficinas cada vez más tienen que ser nucleadoras y áreas donde el talento quiera ir y se quiera quedar”, finaliza Speranza.

Por: Zonaprop

Compartir

Leave a Reply

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario