Skip to main content

Unos dicen más, otros dicen menos. Tasar una casa o departamento suele traer opiniones encontradas y más en un contexto de mercado retraído. Cuáles son los consejos de los expertos para dar con un número coherente y con el que todos queden conformes.

Es el eterno tira y afloje. Antes de salir al mercado con una propiedad es fundamental saber cuánto vale el inmueble para dar con el número correcto para ofrecerlo. Pero muchas veces,los sesgos nos juegan una mala pasada y no nos dejan ver los valores reales. 

Este desafío, el primero y más común a la hora de vender, se enfrenta a un nuevo nivel de complejidad en medio de una coyuntura que presenta un mercado complejo debido a  la pandemia. Si antes era difícil tasar una propiedad correctamente, hoy el reto es doble porque los números cambian constantemente y hay que estar muy atentos para no demorar la operación. 

Es que, hoy en día, la información está a un click de distancia. Gracias a la tecnología, es posible comparar precios por los propios medios de cada uno, pero es importante no quedarse solo con ese análisis porque se pueden dejar de lado detalles importantes que componen el precio final de venta.

Lo más importante para dar con un valor de venta es buscar a alguien con experiencia en la zona, que conozca el historial de precios del barrio y esté actualizado respecto al valor del metro cuadrado, que, incluso dentro de una misma comuna puede variar de acuerdo a las manzanas o hasta las cuadras. No se trata solo de un cálculo matemático.

“A veces se tiende a simplificar el tema de la tasación, pero en el detrás tiene mucho más. No es solamente el valor que te pueden dar, sino todo el trabajo que se hace con esa propiedad luego de la tasación. Ese es el punto de arranque”, menciona David Cipolla, Director de David Cipolla Propiedades, que trabaja especialmente en las zonas de Belgrano, Palermo y Núñez.

El precio va a ser determinante para poder concretar rápido la venta y para dar con el número preciso es recomendable pedir al menos tres tasaciones e idealmente solicitar a los tres profesionales que expliquen cuál fue el proceso lógico que recorrieron para llegar al número antes de tomar una decisión. 

Cipolla recomienda especialmente investigar antes de elegir el bróker con quién trabajar, porque la tasación es solo el punto de inicio: luego llega todo el camino hasta la firma del contrato y es importante sentirse cómodo con ese profesional. “Y cuando se elige una inmobiliaria, aconsejo darle la exclusividad. Es otro tema fundamental para el que quiere vender y para la empresa que elija  para obtener un buen resultado”, menciona.

Suscribite a nuestro newsletter

Qué factores influyen en el precio

“Location, location, location…” dice la famosa frase y que sigue vigente a lo largo de los años. Es que el primer punto a considerar, y el más importante, es la ubicación. Es, al final del día, el factor determinante del valor del metro cuadrado. Sin embargo, en este punto es importante repetir que no todas las cuadras dentro del mismo barrio van a tener el mismo precio, por lo que es importante mantenerse actualizado acerca de cómo se mueve cada mercado.

Luego, hay una combinación de factores relacionados específicamente con las características propias del inmueble a considerar. Un elemento casi tan importante como la ubicación es saber si se trata de un edificio en torre o entre medianeras. Ese es uno de los puntos que pueden cambiar abruptamente el valor.

Además, se analizan ítems como la antigüedad de la construcción o el estado de la misma: no da igual vender un departamento remodelado que uno que tenga reparaciones pendientes, por supuesto. Incluso la altura del piso influye: cuanto más alto y luminoso, mejor, siempre según las vistas que se tengan en frente.

Hoy en día los amenities son determinantes, y más aún después de la pandemia. Si la propiedad se encuentra en un edificio con zonas comunes como SUM, parrilla, quincho o pileta, será más codiciado. Lo mismo con balcones, terrazas y patios, los nuevos protagonistas de las búsquedas post-encierro. “Se busca mucho ese tipo de producto. Así como los edificios más antiguos con unidades chicas sin balcón son las que más han caído en valor, como contracara”, explica Cipolla. 

Estar al tanto de esos movimientos en el mercado es fundamental para vender rápido. “En el último semestre del año concretamos operaciones, pero solo de los que realmente entendieron los valores del mercado. Si a la hora de tasar una propiedad te encontrás con que los propietarios están aferrados a valores de años atrás, hoy decidimos no trabajar con ellos porque es una pérdida de tiempo tanto para ellos como para nosotros. Nos enfocamos en tratar de trabajar con el cliente que tiene en claro que el mercado está en baja y se tiene que adaptar”, finaliza el experto. 

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: Gustavo Sanchez para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario