Skip to main content

En marzo empieza el otoño y se viene con un aumento en las tarifas. Cómo preparar la casa para hacerle frente al frío de forma inteligente.

Luego de meses de calor intenso ya se sienten los primeros frescos de la temporada. Con la llegada del otoño, salen de la cancha los ventiladores y pre calientan los radiadores y frazadas. 

Por eso, en estos días donde la temperatura todavía se encuentra en un agradable punto de transición, lo mejor es empezar a preparar el hogar para cuando las temperaturas bajen del todo, en especial en un contexto de posibles subas de tarifas.

Además, es un momento para repensar el espacio. “Primero hay que concientizar que hay temporadas y que las temporadas tienen que vivirse dentro de la casa así le sacamos el mayor provecho”, explica Delfina Bocca, arquitecta al frente del estudio Mother. Para la especialista se trata, en principio, de un momento ideal para hacer una gran limpieza: sacar y guardar para pasar del verano al otoño.

Con esto, también recomienda hacer cambios que acompañen en la estética del hogar. “Es muy importante ir con las estaciones. En ese proceso se puede trabajar en los colores de la casa, que son más del frío y del otoño, que son los que son más tierra y de la naturaleza, para que la casa esté en sintonía con el clima. Mucho marrón, chocolate, ocre y algún rojizo”, aconseja Bocca.

Pero si se trata de mantener equilibrado el termostato, hay tres claros consejos a seguir para atravesar el otoño y el invierno de la mejor manera:

1. Invertir en los materiales
Si tenemos la posibilidad de pensar nuestro hogar desde cero, es importante apostar por materiales de buena calidad que ayuden a aislar la casa tanto del frío como del calor. “La manera para optimizar el consumo de la calefacción es invertir en buenos materiales, que resulten buenos aislantes térmicos de frío o de calor. Estos son, generalmente, materiales o muy puros en su estado, o materiales más desarrollados tecnológicamente”, reconoce Bocca.

Incluso, la arquitecta recomienda siempre pensar los espacios según los movimientos del sol, para poder también aprovecharlos y tener un hogar eficiente.

Suscribite a nuestro newsletter

2. Poner a punto radiadores y calefactores
Este es el momento ideal para llamar a los profesionales para hacer el mantenimiento de cualquier tipo de sistema de calefacción que tengamos en casa. En general,después de un verano intenso, si tenemos un aire acondicionado frío-calor probablemente sea hora de volver a limpiar los filtros. 

Recordá que, si tenés que comprar algún aparato nuevo, es importante fijarse el consumo de cada uno: lo barato puede salir caro. Por ejemplo, los clásicos caloventores que se venden a precios muy convenientes, suelen consumir mucha electricidad y, al final, va a impactar en la boleta de luz. En cambio, si lo que buscamos es un consumo inteligente, conviene optar por paneles eléctricos que, aunque su precio de compra es más elevado, resultan, al final, las opciones más eficientes.  

3. No dejar entrar al frío
Según datos de Edesur, el 30% de la calefacción se pierde por fugas en puertas y ventanas. Por eso, antes de prenderla, es fundamental asegurarse de que no ingresa una corriente no deseada. Y esto se puede hacer con soluciones de más simples a más sofisticadas. 

Para empezar, lo más fácil de hacer es comprar burletes para las puertas. Pero, si buscamos soluciones más profesionales, lo ideal es optar por instalar ventanas con vidrio doble para controlar mejor la temperatura. Una opción que recomienda Bocca para quienes no pueden acceder a estos últimos es optar por las cortinas como aliadas para evitar que pase el frío.

ARTEFACTOCONSUMO
Caloventor (2000 w)2,00
Estufa a cuarzo (dos velas)1,20
Aire acondicionado (20° modo calor)1,01
Radiador eléctrico estándar0,96
Panel calefactor0,60
Fuente: Edesur

Por: Eugenia Iglesias

Imagen principal: Julian Hochgesang para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario