Skip to main content

Un bien de familia es un inmueble que está protegido por ley y no se lo pueden embargar por deudas. Es decir, que si sos dueño de un bien de familia, no te van a poder quitar tu casa o departamento si tenés deudas pendientes.

Esto es importante porque muchas veces las personas se encuentran en situaciones complicadas en las que deben dinero y temen perder su hogar. El bien de familia es una herramienta legal que les permite proteger su vivienda, ya sea para vivir ellos mismos o para dejarla como herencia a su familia.

Así que si estás pensando en comprar una propiedad o ya tenés una y querés protegerla, considerá la opción de convertirla en un bien de familia. De esta manera, podrás estar tranquilo/a sabiendo que tu hogar estará a salvo en caso de dificultades económicas.

¿Qué es un bien de familia?

El Bien de Familia es una figura legal muy importante para proteger el patrimonio de las familias en Argentina. Cabe destacar que para que un inmueble pueda ser considerado en esta figura legal, este debe cumplir con una serie de requisitos.

Uno de ellos es que la propiedad debe ser destinada a la vivienda familiar, lo que significa que no se puede utilizar con fines comerciales ni de alquiler. Sumado a esto, solo se puede tener uno por persona y debe ser la vivienda principal.

Uno de los mayores beneficios de esta figura legal es la protección legal del inmueble. Por ejemplo, si tienes deudas con un acreedor y este presenta una demanda en tu contra, tu propiedad podría ser embargada y subastada para pagar la deuda. Sin embargo, si la propiedad está declarada como Bien de Familia, estaría protegida y no podría ser embargada o subastada para pagar tus deudas, salvo en casos excepcionales.

¿Cómo se utiliza?

El Bien de Familia es una figura legal muy importante en el ámbito inmobiliario y de alquileres en Argentina, ya que proporciona una protección muy valiosa para las familias propietarias de una vivienda.

Para gozar y dar uso de esta figura, para empezar, se debe realizar una declaración ante un escribano público y registrar la propiedad en el Registro de la Propiedad Inmueble correspondiente. Este trámite es fundamental para obtener la protección legal que brinda el Bien de Familia.

Cuando ya esté declarada la propiedad como Bien de Familia, se deben cumplir ciertas condiciones para mantener esta protección.

Ante todo, la propiedad debe destinarse exclusivamente a la vivienda familiar, es decir, que no puede ser utilizada con fines comerciales ni de alquiler. Además, solo los integrantes de la familia que conviven en la propiedad pueden ser considerados beneficiarios.

Si consideran vender la propiedad, es importante tener en cuenta que el Bien de Familia no puede ser transferido sin la autorización de todos los integrantes de la familia que habitan la propiedad. ¿Se puede desafectar la propiedad? Si, se debe presentar un escrito ante el Registro de la Propiedad Inmueble correspondiente y esperar a que se realice la baja en el registro.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que no protege la propiedad en caso de deudas de impuestos, expensas comunes, reparaciones urgentes o daños a terceros. Además, si la propiedad no se destina exclusivamente a la vivienda familiar, se pierde la protección del Bien de Familia.

¿Quiénes son los beneficiarios?

Para ser considerado beneficiario del Bien de Familia, se deben cumplir ciertos requisitos:

1. Demostrar que se vive en la propiedad como residencia principal

Esto significa que la vivienda debe estar habitada por los beneficiarios de manera permanente, y no puede ser utilizada como segunda residencia o propiedad de inversión. Además, se debe demostrar que se utiliza la propiedad para fines residenciales y no comerciales.

2. Hijos estudiando en una institución educativa

En el caso de los hijos, estos deben ser menores de edad o estar estudiando en una institución educativa. Si los hijos son mayores de edad, pero aún viven con sus padres, también pueden ser considerados beneficiarios del Bien de Familia. Por otro lado, los padres solo pueden ser beneficiarios si conviven con sus hijos y no cuentan con otra propiedad a su nombre.

3. Que el beneficiario esté declarado y registrado.

Es importante mencionar que, si bien los integrantes de la familia pueden ser considerados beneficiarios, también deben estar de acuerdo con la declaración y registro de la propiedad como tal. Es decir, todos los integrantes de la familia que habitan la propiedad deben firmar la declaración ante el escribano público.

4. Tenencia de los menores

En caso de divorcio, la propiedad queda a nombre de quien tenga la tenencia de los hijos menores de edad. Si no hay hijos menores de edad, se tasa la propiedad, se divide entre los ex cónyuges, y cada uno puede declarar su parte como Bien de Familia.

¿En qué casos no aplica este “blindaje”?

Este no aplica en casos de deudas de impuestos, expensas comunes, reparaciones urgentes o daños a terceros. Además, si se utiliza la propiedad con fines comerciales o de alquiler, se pierde la protección del Bien de Familia.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios?

Cualquier persona que tenga una propiedad que cumpla con los requisitos para ser considerada puede ser beneficiaria de esta figura legal. Es importante destacar que solo se puede tener este beneficio una vez por persona y que debe ser la vivienda principal.

¿Qué documentación se necesita para iniciar el trámite?

Para iniciar el trámite de declaración del Bien de Familia se necesita:

  • La escritura de la propiedad
  • El título de propiedad
  • El último recibo de impuestos
  • Las partidas de nacimiento y matrimonio de los integrantes de la familia

Presentando todos estos documentos en regla a un escribano público podrá dar por iniciado el proceso.

¡Ahora que conocés todo lo relacionado con el Bien de Familia, visitá nuestra web y descubrí los gastos que implica el proceso de mudarse en la actualidad!

Por: Zonaprop

Compartir

Leave a Reply

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario