Skip to main content

Desde definir un presupuesto hasta entender los tiempos del mercado, estos son los pasos necesarios para tener en cuenta antes de poner la firma.

Conseguir el departamento de tus sueños es posible y, si estás bien preparado, podés evitarte muchos dolores de cabeza en el camino. 

Tanta oferta disponible puede marear, pero por suerte hoy existen las herramientas para lograr que el proceso de compra sea lo más placentero posible. 

Por eso, desde Zonaprop hablamos con tres especialistas para que sepas, paso a paso, cómo encarar tu búsqueda:

  1. Hacer números

Parece obvio, pero no lo es. Lo primero que hay que considerar antes de iniciar la búsqueda es tener bien claro el presupuesto con el que uno cuenta para comprar porque en una operación inmobiliaria hay gastos que van más allá del precio de la propiedad. 

“Para no desilusionarse hay que prestar mucha atención a los detalles, y en particular a todos los gastos involucrados, desde los honorarios profesionales hasta los costos impositivos. Contar con el asesoramiento profesional serio y adecuado, es una vez más la pieza fundamental, desde el vendedor/asesor hasta los escribanos que intervienen en la operación”, recomienda Guillermo Parera, gerente general de Branson Desarrollos Inmobiliarios.

  1. Acotar la búsqueda

Ahora viene lo divertido. Para los fanáticos de explorar casas por Internet este es el paso que estaban esperando. Sin embargo, si no somos ordenados en la búsqueda, esta puede transformarse rápidamente en una pesadilla. 

Por eso el consejo de los expertos en este punto es acotar lo más posible la búsqueda. Hacé una lista de tus sí y tus no, para tenerlos bien claro antes de pactar cualquier visita. “Hay que tratar de entender qué es lo que es importante para uno, qué cosas son excluyentes y sobre eso limitar la búsqueda lo más posible. Creo que no vale la pena ver 100 departamentos para entender qué es lo que uno quiere, si uno lo tiene claro. Hay que hacer un buen filtro (algo que puede llevar tiempo, pero que es importante hacerlo bien) para no ir a ver departamentos que no valgan la pena”, recomienda Francisco Altgelt, presidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios.

“Lo más importante son las definiciones: tener bien en claro lo que estamos buscando. Si bien hay muchísima oferta, cuando tenemos bien claro los atributos que no queremos negociar o las cosas que son importantes para la compra, se reduce bastante la oferta que hay disponible”, menciona Nahuel Achával, coordinador Residencial de Toribio Achával y recomienda, por ejemplo, pensar si son necesarios o no algunos puntos clave como cochera, amenities, balcón o hasta la orientación del departamento.

Además, menciona que ellos trabajan con búsquedas personalizadas, lo que quiere decir que cada cliente trabaja con un bróker en el cual confía y le explica bien su búsqueda, y él optimiza los tiempos y hace una búsqueda mucho más eficiente para el cliente.

  1. Calcular los tiempos

Como tantas otras cosas en la vida, la compra de una propiedad es cuestión de timing. Entre los errores más comunes que Achával ve hoy en día es que hay muchos compradores que están mirando propiedades sin haber vendido la que ellos actualmente tienen. Entonces, si tienen que vender para comprar, y como hoy los procesos se dilataron un poco, tanto el de compra como el de venta, puede pasar que encuentren una propiedad que les gusta, y como todavía no tienen la plata para poder comprarla, cuando finalmente lo concretan la otra puede ya no estar disponible. “Y ahí vemos una gran frustración en los compradores que salen a buscar sin tener la posibilidad de hacer efectiva la compra en ese momento”, advierte el broker.

Pero no solo tenemos que estar atentos a los tiempos de nuestra venta, si es que tenemos que efectuar una para poder comprar, sino a los del vendedor que está del otro lado. Antes de ilusionarnos con una propiedad, debemos averiguar si este está dispuesto a vender de inmediato o necesita algún tipo de plazo para asegurarnos de que nuestras expectativas estén alineadas. “En una operación inmobiliaria lo que define no es solamente el precio, sino otras condiciones como el tema del tiempo”, reconoce Altgelt.

  1. Informarse

Otro error frecuente que menciona Altgelt es salir a buscar departamentos sin tener claro cuáles son las reglas de juego. No porque un departamento esté publicado a un valor significa que uno no lo pueda comprar por bastante menos. Y no siempre es obligatorio que te acepten un 20 por ciento menos que el precio de publicación, por ejemplo. Porque hay departamentos que están publicados con precios de hoy y otros que están publicados con precios de hace dos años que nunca bajan. 

“Por eso es muy importante tener claro cuál es el presupuesto que uno tiene y a partir de esto salir a buscar departamentos teniendo un plan A, un plan B y un plan C. Pero hoy el poder lo tiene más el comprador, en ese aspecto, sabiendo que hay una sobre oferta grande y que hay pocos compradores”, asegura el bróker. 

Suscribite a nuestro newsletter

  1. Evitar sorpresas

Una vez que encontramos esa propiedad que nos enamora, es necesario dar un paso más antes de firmar. Algunos aspectos a evaluar tienen que ver con el correcto análisis de la documentación. “El departamento puede ser increíble, pero si los papeles no están en condiciones, la operación no se puede hacer. Eso es determinante a la hora de elegir un departamento”, advierte Achával.

Este punto es fundamental, sobre todo si estamos optando por un departamento en desarrollo. “Mi consejo es siempre ver los antecedentes y referencias de la inmobiliaria o desarrolladora que interviene en la operación y contar con toda la información por escrito. Conocer los detalles respecto de terminaciones, características de entrega, formas de pago  y gastos que genera la transacción es básico para evitar desilusiones y conflictos”, puntualiza Parera, para quien es buena idea tener varias reuniones con los vendedores para ver y analizar los detalles, además de prestar especial atención a la trayectoria de la empresa desarrolladora.

Por último, Altgelt recomienda asesorarse con un arquitecto antes de efectuar la compra para que vea los detalles que a uno como comprador se le podrían pasar por alto. “Desde la instalación eléctrica hasta las humedades o si uno quiere hacer una refacción esta es efectivamente posible”, concluye. 

Por: Eugenia Iglesias

Imagen principal: RODNAE para Pexels

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario