Skip to main content

Una cuenta de Instagram que nació con el deseo de compartir un hobbie, se transformó en trabajo, estilo de vida y en un nuevo hogar, que fue premiado como ganador en el concurso de Apartment Therapy, el reconocido blog estadounidense de decoración y diseño del hogar.

Lucía Gogenola y su pareja, Agustín, ambos de Rosario, llevan juntos casi quince años y la pandemia dejó trunco su casamiento.  Actualmente, viven en un departamento que era de los abuelos de Lucía y que además, carga con la historia familiar, ya que allí vivió su mamá y ella pasó su infancia. “El desafío era intentar que el departamento tuviera una impronta que fuera nuestra para no sentir que estábamos viviendo en la casa de mis papás o de mis abuelos”, cuenta Gogenola. “En ese en ese proceso de transformación del departamento es que nace la cuenta Proyecto Pasillo donde yo empiezo a compartir un poco cómo fui creando los distintos rincones”, indica.

Lucía Gogenola
Lucía Gogenola

Lucía es abogada y, si bien trabajó durante años en ese campo profesional, no sentía que ese fuera su lugar en el mundo. Se autopercibe como  “una fanática empedernida el color” y asegura que la decoración era algo que la atraía desde que era una adolescente, compraba revistas de decoración y tenía su “piecita” para armar cosas y pintar, pero no fue hasta de grande y después de volver a ese hogar que comenzó a hacer de ese pasatiempo, su actividad diaria e, incluso, comenzó a considerarlo como una posibilidad de trabajo. “Proyecto Pasillo nació cuando después de haber hecho pasantías en tribunales provinciales durante  2 años y medio rendí para entrar al poder judicial y, aunque quede en lista, no entré dentro de los que podían titularizar o que llegara a tener un cargo y fue cuando me resigné y dije ‘bueno, no es este el camino voy a tratar de buscar otra cosa’ ”, relata Lucía, que automáticamente comenzó a crear contenido para su página en el año 2018. 

En un principio “la idea de la cuenta era compartir cosas que me gustaban que tienen que ver con la decoración”, señala. Tips y consejos para crear rincones, acomodar y pintar espacios son algunos de los ejes de la cuenta. El nombre nació por una casa pasillo en la que vivió un tiempo y terminó por adquirir un concepto mucho más profundo: “La idea del pasillo tiene que ver con el significado de esto, de todo lo que tenemos que transitar para llegar a dónde queremos estar”, reflexiona. La cuenta de Instagram fue un trampolín al cambio de vida que ansiaba: “Me parece que este es el simbolismo de la palabra proyecto pasillo, implica todo eso que tuve que transitar para para llegar quizás a tener la vida que que quería, que es poder vivirla lo que me guste de la decoración y del diseño”.

Suscribite a nuestro newsletter

El departamento: el ganador en Apartment Therapy

Su casa, la protagonista y el disparador del cambio de vida, es un departamento que tiene más de 60 años, es de 85 metros cuadrados, tres habitaciones, un baño, la cocina y un lavadero integrado. Siempre fue un espacio para acoger muchas personas, pero hoy lo adaptaron como hogar y lugar de trabajo. “Todos los cambios que hicimos nosotros tienen que ver con pintura o reformas que no llevan obra”, resalta Lucía y cuenta que también reciclaron muchos muebles. El primer espacio que decidieron intervenir fue el living, el ambiente en el que más tiempo pasan y donde tenían sus momentos de esparcimiento. El amarillo es el color protagonista.

Lucía Gogenola

 

Otro cambio fundamental que, aclara, hicieron solo con un cambio de pintura fue la cocina: “Funcionalmente no hizo la diferencia, pero sí a nivel estético y creo que está bueno por ahí con esos pequeños cambios poder adaptar la casa que tenemos a lo que nos gustaría tener o que se acerque más a nuestro estilo”. Por último, se abocaron a transformar el escritorio, que antes había sido el cuarto matrimonial de sus abuelos y después de sus papás. Allí pintaron paredes, persianas, la puerta e hicieron un escritorio a medida. 

Antes- Lucía Gogenola
Después- Lucía Gogenola

Apartment therapy, el blog de diseño y decoración de Estados Unidos organiza un concurso internacional donde Maxwell Ryan, diseñador y creador del sitio, interioristas y diseñadores referentes seleccionan los mejores espacios de 1000 pies o menos. Lucía aplicó a la convocatoria horas antes de que cerrara la posibilidad de enviar solicitud y la magia sucedió. Avanzaron en las distintas etapas y, finalmente, el jurado seleccionó el “departamento botánico lleno de personalidad” como el ganador en la categoría pequeño.  Durante el proceso, la comunidad de Proyecto Pasillo fue fundamental para juntar votos y poder avanzar frente a la competencia con los otros postulantes. “La verdad que la gente que me sigue creo que fue la que ayudó mucho a que la página tuviera votos“, destaca la creadora de la cuenta. “Haber ganado es el reconocimiento a un montón de trabajo que pusimos acá en el departamento porque realmente todos los cambios que hicimos, los hicimos nosotros con nuestras propias manos”, enfatiza Lucía emocionada. 

Lucía Gogenola

Proyecto Pasillo: la tienda

Con la llegada de la pandemia, las cosas cambiaron por completo y se concretó algo que siempre habían tenido en claro como objetivo: lanzar una línea de productos de Proyecto Pasillo. 

Agustín, el novio de Lucía, estudió arquitectura, es diseñador gráfico y trabajó mucho tiempo en la oficina metalúrgica. Esa combinación fue un factor fundamental para poder llevar adelante esta iniciativa de manera conjunta. “Yo pasé con él prácticamente toda la carrera, así que siempre estuve como muy empapada del mundo de la arquitectura y el diseño”, resalta. Más tiempo en casa, mayor disponibilidad horaria y un boom de interés por la decoración en todas las casas. Fue entonces que comenzaron a desarrollar y diseñar objetos de acero funcionales para la casa, elementos de escritorio y pequeño mobiliario como mesas recibidoras. “La gente empezó también a prestar más atención a la deco y a querer saber cómo poder hacer cambios estando en su casa, entonces este fue como un gran momento”, reflexiona Gogenola.

Una casa habla de quienes viven en ella y, en este caso, aún con una historia familiar detrás, su transformación permitió dar un giro en la vida personal y ser más que un simple departamento antiguo.

Por: Mora Violante

Imagen principal: Lucía Gogenola

Compartir

2 Comentarios

  • roxana carolina galvan dice:

    buenas tardes, vivo en villa soldati, y estoy terminando la susecion de mi dto. puedo publicar por aca???
    aguardo
    gracias

  • Liliana dice:

    Me encanta reciclar “casas viejas”, en cada casa que hemos vivido con mi familia, no deje un lugar sin cambiar, algunas fotos tengo, cada vez que decidimos mudarnos nos decían: ahora que esa tan linda se van a ir?
    Ahora tengo 66 años y nos mudamos hace dos años a el PH en el que vivimos, pero ya, como dice mi hijo mayor, no tengo nada mas para diseñar, u pòr eso estamos pensando en mudarnos otra vez!
    Cada vez que entro un un nuevo lugar, veo cuales son las cosas que cambiaria para poder hacer un “hogar” de ese espacio. Me encantaria poder ayudar a la gente para encontrar la manera de “vivir con alegría sus hogares ”
    Estoy a sus ordenes si quieren mi opinión y mis diseños
    Mi nombre es Liliana
    Espero respuestas

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario