Skip to main content

Tener pocos metros cuadrados no es excusa. Qué consejos dan los especialistas para ambientar departamentos pequeños y aprovechar al máximo cada rincón. Los objetos más elegidos y los trucos para ganar espacio.

Cuando el espacio escasea, en especial en las grandes ciudades, la inventiva se duplica. Es que vivir en un departamento con pocos metros cuadrados puede resultar un desafío, pero sin duda no hay excusa para no decorarlo a gusto y hacer que esos pequeños ambientes derrochen personalidad. Solo hay que tomarse un tiempo para pensar de qué manera podemos aprovechar mejor nuestro hogar. 

Para la arquitecta Andrea Real, socia de Estudio Trama, lo fundamental es organizar el espacio según las necesidades de cada persona. Y en esa organización pensar en cómo uno lo va a habitar, para arrancar colonizando el lugar. 

A la hora de dividir los espacios, la experta recomienda no recurrir tanto a paredes cuando son pequeños, para que no se achiquen más y no pierdan luz. En ese caso, un consejo útil que da es optar por divisiones de vidrio repartido, o incluso biombos o cortinas, que dan un aire descontracturado. Si se quiere, también se puede usar muebles bajos para que dejen pasar la luz.

No menos importante es la elección de la paleta de colores. Cuando se trata de espacios chicos, la arquitecta confirma la regla que dice que el blanco y los colores claros en pisos y paredes son los principales aliados para dar sensación de amplitud y mayor luminosidad. “Los colores claros permiten neutralizar el espacio y que todo lo que se le ponga arriba no queda tan cambalache”, resume.

Otro buen consejo de Real es generar espacios de transición. Un cuarto con puertas corredizas puede ser una gran opción cuando son varios conviviendo en un espacio chico, porque al estar abiertas dan amplitud, pero también pueden cerrarse en caso de que alguno necesite mayor privacidad. 

El manejo de la luz en estos casos se vuelve clave. “Siempre hay que pensar que la luz que tengas la tenés que multiplicar. Para eso, como decíamos antes, las paredes y pisos claros ayudan mucho. Pero también podemos optar por espejos grandes que reflejen la mejor vista que tenga el departamento”, explica Real. 

Estudio Trama

Suscribite a nuestro newsletter

Menos es más

“Lo primero es pensar tu espacio como lo que es y que cumpla con su función, contener los objetos que nos rodean y nos acompañan en el día a día. Es clave quedarnos solo aquellos que realmente necesitamos para vivir bien, ese es el punto de partida para lograr un espacio cómodo. Hay muchas cosas que tenemos que están de más y es importante saber identificarlas para regalarlas, donarlas o desecharlas como última opción, antes de pensar en muebles o decoración”, explica Luis Calvo, cofundador de la marca de muebles MITE, para quien separarse de cosas que generan emociones puede ser difícil, pero a la larga lleva a vivir más liviano y cómodo.
“El mercado está saturado y a veces nos dejamos guiar por lo que está de moda aunque no sea funcional para tu casa. Tomate el tiempo de pensar el espacio, de vivirlo y ahí recién evaluar tu compra. No compres a las apuradas sin antes ver qué cosas verdaderamente necesitás. 

Hoy en día tenemos la magia de internet, busquen, investiguen, vean videos de inspiración en Instagram, Pinterest. Hay mil estilos y seguro podés encontrar el que más te guste”, aconseja.

En este punto Real coincide y recomienda siempre ser honesto con uno mismo para poder aprovechar mejor el lugar. “En ambientes como la cocina es importante pensar en objetos y electrodomésticos que sean acordes para ese espacio y funcionales. Si vivo solo no es necesario una gran heladera, hay opciones muy buenas de heladeras bajo mesada. Tengo que preguntarme si realmente necesito cuatro hornallas o con dos estoy bien, o si de verdad necesito microondas y hornito eléctrico”, reconoce y, a su vez, recomienda elegir alacenas en lugar de estantes a la vista.

Estudio Trama

El orden y el guardado

El espacio de guardado, por su parte, suele ser uno de los mayores desafíos para quienes viven en hogares de pocos metros cuadrados. Para esto, los expertos dan algunos tips útiles. Por ejemplo, Real sugiere buscar camas con cajones inferiores, aprovechar espacios para poner percheros y evitar el desorden, o incluir escoberos en la cocina. “En lo que es muebles de guardado, muchas personas suelen poner placares de divisores, pero no es una buena estrategia porque achica. Lo ideal es que sean muebles bajos, para ver amplitud y, después, sumar cosas alrededor que permitan guardar, como cómodas de altura baja con cajones”, explica la arquitecta.

De acuerdo a la visión de Calvo, tener muchas cosas complica los espacios. Hay que ir a lo simple, rápido y versátil: “Hoy en día hay muchas facilidades y  toda la temática de orden y guardado se puso cada vez más de moda en los últimos años, siendo hasta un modo de vida. Luego de eso, ahí recién podemos empezar a pensar en decoración, muebles y cómo distribuirlos de forma efectiva para aprovechar mejor el espacio”, apunta. Recomienda buscar siempre objetos y muebles multifuncionales, que no sirvan para una sola cosa, que no sean estáticos, fáciles de mover de un lado al otro y no recargarlos.

Estudio Trama


Además, advierte que los muebles chicos no siempre generan la sensación de tener más espacio. Lo importante es contar con lo justo y necesario. “Poner la maceta arriba de una mesita, puede que no sea la mejor opción. En esos casos podés optar por una maceta con soporte de hierro que simplifica las dos funciones en un mismo objeto. Nosotros en casa tenemos un banquito tipo Step Tool que lo usamos como mesa de luz, mesa de arrime al lado del sillón, como escalerita y hasta en el balcón, lo llevamos de acá para allá y al ser de madera es súper resistente”.

En esta línea, Calvo identifica algunos objetos que resultan grandes aliados. Cajas organizadoras que nunca fallan o muebles con ruedas que son un “sí” rotundo. También, estantes en la pared que hacen que el piso quede liberado y haya más fluidez y percheros colgantes, en lugar de aquellos que tienen pie, para hacer más espacio. 

Con personalidad

Ahora, Real hace hincapié en que el hecho de que el departamento sea chico no implica que no tenga personalidad. “Que las paredes sean blancas permite jugar un poco más con lo que uno ponga. Está bueno pensar el espacio con colores neutros, pero siempre teniendo un punto focal, que puede ser un cuadro grande, algo lindo con colores, una alfombra que levante, un silloncito de un color…animarse al color para que no sea tan monótono y que el espacio sea más interesante”, recomienda la arquitecta y agrega que ayuda mucho añadir texturas, suman a la calidez del departamento. Por ejemplo, en este caso una alfombra es ideal y, además, sirve para delimitar los ambientes. 

“Es importante armarlo según tu personalidad, según cómo sos vos, porque si no te va a durar poco la foto. Es clave buscar algo que te guste, pero que sea atemporal. Huimos un poco de la moda. Nos parece importante pensar en cosas que no pasen de moda, pero sean cancheras a la vez”, concluye la especialista.

Imagen principal: Estudio Trama

Por: Eugenia Iglesias

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario