Skip to main content

¿Cuándo conviene incorporar estos equipos a una vivienda? Cada vez más accesibles, aunque aún onerosos, estos dispositivos son buscados para bajar los costos fijos de la electricidad.

Aunque en una primera instancia muchas personas instalaban paneles solares en sus viviendas para brindar su aporte en el cuidado del medio ambiente, con el avance de los beneficios económicos, esta variable empezó a tener mayor peso en la decisión de compra. ¿Por qué? Básicamente esto empezó a verse con fuerza cuando surgió la posibilidad de “venderle” electricidad remanente a la empresa proveedora. 

“Cuando se inició con la instalación de paneles solares la demanda estaba en las zonas alejadas de la ciudad, donde acceder a la red eléctrica es más complicado. Ahora, en el último año, se quintuplicó el pedido de equipos para viviendas urbanas”, señala Ariel Mesch, especialista en energías renovables. 

Ignacio Ayanz, socio fundador de de ALP Group, destaca algunas variables que motivan a las personas a incorporar paneles solares a sus domicilios: 

  • Ahorrar energía y disminuir los costos.
  • Colaborar con la disminución de los problemas de distribución eléctrica.
  • Ser responsable con el medio ambiente.

Una instalación solar puede generar el 100% del consumo de una vivienda. Si hay excedente de generación es posible inyectarlo a la red para seguir ahorrando. Para las casas familiares, los equipos de 6 KW trifásico son un sistema muy demandado”, cuenta Ayanz.

¿Cómo elegir un panel solar para mi casa?

Más allá del número de personas que convivan, “también es importante la orientación de la vivienda, la zona en la que se encuentra y el consumo promedio de cada familia para determinar, en función del espacio disponible y las condiciones climáticas entre otros factores, cuántas placas se pueden instalar y cómo obtener una instalación lo suficientemente productiva y funcional”, resalta Diego Delfino, especialista en energía eléctrica.

Además, Delfino enumera los tipos de paneles: monocristalinos, policristalinos, flexibles o dobles, entre otros. “La principal diferencia es la pureza del silicio utilizado y su composición, lo que impacta principalmente en el valor de compra y en la eficiencia de los paneles”, explica. “El rendimiento o la eficiencia de un panel solar se basa en qué porcentaje de la luz solar que incide sobre la placa se convierte realmente en electricidad. Lógicamente, cuanto mayor sea este porcentaje, mayor será la cantidad de electricidad generada por la placa (expresada en kWh) y, por tanto, mayor será su rendimiento”, observa el experto, que recomienda los paneles de alta eficiencia. 

Un detalle importante: “hay que contemplar que cada panel mide dos metros cuadrados y es necesario contar con el espacio para poder instalarlo. Además, es importante tener en cuenta que las provincias del centro del país hacia el Norte son más convenientes para esta tecnología, ya que cuentan con mayores niveles de radiación solar y, por ende, tienen mayor rendimiento”.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un panel solar?

Mesch describe que existen dos tipos de paneles. “Están los que llevan un inversor para  transformar la energía. Su cualidad es que no tienen batería y sí permiten vender la energía sobrante. Estos paneles no funcionan cuando hay cortes de luz, están pensados para bajar el costo fijo de las facturas de luz. Luego, están los que sí tienen batería que son recomendados para zonas en las que no se pueden conectar a la red”, detalla el experto. 

Además de las diferencias en su funcionamiento, estos paneles tienen diferentes costos. Los que son sin batería rondan los 6.000 a 7.000 dólares más IVA, mientras que los otros duplican este valor. “Esto pensando en equipos para una familia tipo. También hay que tener en cuenta que se puede empezar por un panel más económico y luego agregarle la batería en una segunda instancia”, suma Mesch.

Un panel de 500 Wp (Watio Pico)  puede abastecer 1/4 del consumo promedio de los hogares en la Argentina. Por supuesto, esto depende del clima en el que esté ubicado el hogar y los hábitos de consumo de sus integrantes”, afirma Claudio Susic, gerente Comercial de Grupo Nabla.

A su vez resume “La instalación mínima recomendada para una familia tipo es de 4 paneles solares de 500 Wp y sistema On-Grid, es decir, conectado a la red eléctrica, para poder inyectar el excedente que genera durante el día a la red”.

Por: Marysol Antón. 

Imagen principal: Losmuertoscrew para Pexels

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario