Skip to main content

Fue una de las residencias más grandes de Buenos Aires y hoy es un punto turístico imperdible frente a la Plaza San Martín.

Sobre Avenida Santa Fe se erige el Palacio Paz habitado por la familia hasta el año 1983, hasta que fue adquirido como sede del Círculo Militar donde también se encuentran el Museo de Armas de la Nación y la Biblioteca. 

Jose Camilo Paz fue una figura reconocida en Argentina, su trayectoria profesional se extiende a periodista, diputado nacional y diplomático, pero principalmente se lo conoce como abogado y fundador del Diario La Prensa. El diario supo convertirse en uno de los más influyentes no solo de Argentina, sino también de América Latina. Incluso, fue el principal sustento para la construcción del palacio. El diario La Prensa fue el diario de mayor tirada en aquella época y su sede, declarada Monumento Histórico Nacional, fue la actual Casa de la Cultura. 

Paz como otros tantos personajes de la época eran terratenientes adinerados que tenían una propiedad en el interior y su casa residencial en Buenos Aires. El Palacio Paz tardó doce años en construirse, desde el año 1912 hasta el 1914, y  lamentablemente, su principal promotor no llegó a conocerla porque falleció dos años antes, el  10 de marzo de 1912 en Mónaco.  Paz le encargó el diseño del palacio al arquitecto francés Louis-Marie Henri Sortais como residencia para su familia. Como tantas obras de aquella época el arquitecto nunca viajó a la Argentina, así que el encargado a nivel nacional fue Luis Agote. En la residencia vivieron Zelmira Díaz viuda de Paz y sus hijos, Ezequiel Pedro Paz Díaz y Zelmira Paz Díaz junto con los más de 40 empleados de servicio.

Se trata de un edificio en V que tiene cuatro niveles. En el primero se encuentran las calderas, las bodegas y las dependencias donde vivían los más de 50 trabajadores de la casa. En el segundo piso está encabezado por una imponente escalera desde donde se distribuyen los salones de recepción. Allí además, se encuentra una estatua de mármol y una enorme pintura de San Martín y debajo, una réplica del sable que entregó a Juan Manuel de Rosas. El tercer piso corresponde al área residencial, es decir, a las habitaciones de la familia Paz y, por último, en el cuarto piso se encuentran las dependencias. 4 pisos, 12.000 metros cuadrados y varios estilos se conjugan dentro.  

Es posible pasar del estilo regencia, característico por los materiales nobles que utiliza y diseños de líneas clásicas que retoman el clasicismo, pero con opulentos adornos al gótico tardío con madera oscura y terciopelo rojo, tras atravesar una puerta.

Suscribite a nuestro newsletter

En cada ambiente hay un hogar y una araña distinta, dependiendo de la funcionalidad del espacio. Por ejemplo, en el comedor hay una enorme araña de bronce, mientras que en el salón de baile la iluminación en el cielorraso está dada por una lámpara de caireles de cristales de Baccarat, un cristal francés.  Es importante mencionar que, para ese momento, la residencia ya contaba con calefacción centrada.

La enorme residencia tiene su fachada inspirada en el Palacio de Versalles de Francia, un edificio de arquitectura barroco  que desempeñó funciones de una residencia real. La historia cuenta que por las aspiraciones políticas de Paz de llegar a la presidencia de la Nación, la construcción se proyectó como un posible lugar de trabajo. Además, ubicado estratégicamente cercano a otras residencias vecinas como el Palacio San Martín y el Anchorena.

Actualmente, donde se encontraba el estacionamiento y las caballerizas hay un enrome despliegue de modernas oficinas y departamentos de alquiler. Al lado, también se encuentra el Hotel Paz. Además, el edificio fue utilizado para grabaciones de videoclips, publicidades y películas como Focus.

Sin dudas un paseo para sentirse en Europa por un rato. El Palacio puede visitarse abonando una entrada ya que se trata de un edificio privado.

Por: Mora Violante

Imagen principal: Gobierno de la Ciudad

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario