Skip to main content

Con el cambio de estación y la llegada de los días lindos los espacios al aire libre toman protagonismo. Cómo armar un pequeño paraíso con flores, plantas y hasta huerta. Qué plantas elegir para el hogar y la tendencia “Urban jungle”.

Llega la primavera y florecen las ganas de arreglar balcones, patios, terrazas y jardines. Luego de la pandemia, los habitantes de las grandes ciudades se reencontraron con los espacios verdes en sus casas y resurgió el amor por las plantas y flores. El fenómeno “urban jungle” tomó vuelo y con la llegada de los días lindos es momento de poner las manos en la tierra. 

La tendencia urban jungle es una emergente de la etapa pandémica, donde pasamos muchas horas frente a la computadora y todos necesitamos sentir que teníamos algo vital cerca nuestro como una planta que te hace un regalo cada vez que la mirás. Las plantas fueron ganando terreno indoor en nuestras casas por esta situación de poca salida”, opina Lucrecia Michelotti, creadora de Huertas Lulú.

La post pandemia hizo que la gente tome mucha conciencia del valor de la naturaleza y los espacios verdes. “Hubo una gran necesidad de la gente de salir de las cuatro paredes para disfrutar del espacio abierto y tenemos muchos pedidos de gente con terrazas, patios o cualquier espacio con un poquito de verde. La gente está mucho más consciente del paisajismo nativo, que vengan mariposas, y que llevemos a la naturaleza a sus espacios abiertos. Está en auge y la tendencia es que siga creciendo porque año a año se sigue potenciando y la gente nos pide más tanto de esto como de huertas orgánicas”, agrega, por su parte, Sebastián Salgadoo, director de Mundo Terraza.

Los expertos dan algunos consejos para poner a punto los espacios verdes con la llegada de la primavera: 

  1. Revisar lo que tenemos y planificar lo que queremos

El primer paso para el cambio de temporada, explica Michelotti, es revisar los contenedores, recipientes o macetas que hay ver cómo están de sustrato, si este está muy desabastecido se puede hacer una carga de tierra nueva con perlita, un poco de aporte de compost o humus o cualquier abono orgánico que pueda darnos garantía de que nuestros cultivos van a tener una buena nutrición. 

Otra cosa importante también es contemplar qué plantas van a preferir sol todo el día, qué plantas van a requerir apenas el sol de la mañana o cuáles directamente se van a desarrollar más felices en una semi sombra.

A su vez, otrotema a chequear es el drenaje de estos contenedores: comprobar que no estén obstaculizados los orificios de retirada de agua. “Eso es súper importante para la salud de las raíces, que no haya estancamientos de humedad. Y en el caso de los balcones y terrazas siempre recomiendo tener la prevención de que no estén apoyados sobre el piso para evitar temas de humedad”, menciona la experta. 

Una vez que eso está listo, comienza la etapa de planificación. “Es sentarse a pensar qué tipo de cultivos quiero tener esta temporada. Si quiero todo alimentos o si quiero hacer un mix de alimentos y ornamentales. Pensar la paleta de colores y cómo se va a visualizar. También informarme un poco sobre la visita de algunos polinizadores: puede ser que haga una selección de plantas que atraigan muchos más polinizadores que otros y eso está buenísimo porque nuestros pequeños espacios también se pueden volver corredores biológicos”, agrega Michelotti.

  1. Momento de poda

Lo ideal es siempre hacer una poda previa ya que durante el otoño e invierno siempre hay algunas ramitas que van quedando secas. Y también hacer una limpieza, es decir, aprovechar para sacar algunos yuyos o plantitas que no queramos. “Lo ideal es cubrir el sustrato. Incluso con las propias hojitas que sacamos para ir protegiendo la tierra y mantenemos mejor los nutrientes”, dice Salgado.

Y explica que también es un buen momento para hacer control de plagas porque cuando viene el calor pueden aparecer hormigas. Recomienda hacerlo con productos orgánicos: por ejemplo para las hormigas se puede usar arroz cortado. “La primavera es el momento justo para fertilizar y que nuestras plantas crezcan fuertes y sanas. Para fertilizar de manera orgánica podemos usar líquidos de compost (si es que tenemos) o si no usando los restos de una poda”. 

  1. Qué sembrar en primavera

En esta época hay muchas opciones para renovar nuestras macetas, tanto en lo que refiere a huerta como a plantas ornamentales. 

Respecto a la huerta, Michelotti  explica que la primavera-verano siempre da frutos con un buen contenido de agua como pueden ser frutillas, tomates en todas sus variedades, pimientos, pepinos, zapallito veronés, de tronco, zucchini, calabazas o distintas variedades de zapallo. “Siempre recomiendo también acompañar con color, con flores, como pueden ser las zinnias, los copetes o las caléndulas que nos acompañan durante todo el año. Las plantas aromáticas también son buenas protectoras para nuestras plantas de consumo”, menciona.

En esta temporada se ve una tendencia muy grande en el nuevo paisajismo que se ve más amigable con el medio ambiente: se tiene en cuenta a las plantas con su entorno. Es decir, a toda la biodiversidad que atraen las plantas, desde mariposas hasta abejas o aves. “Últimamente lo que se está haciendo es optar por una gran variedad que hay en Buenos Aires de gramíneas nativas y herbáceas florales. Son las dos grandes protagonistas de todo lo que es paisajismo. 

En lo que es herbáceas tenemos, por ejemplo, la salvia procurrens (una planta cubresuelos que tiene una flor azul muy linda y que atrae polinizadores), también la lantana montevidensis (con una floración muy linda), o la verbena bonariensis (con una flor un poco más alta de color lila), el solidago chilensis o vara dorada (muy característica de la zona). Son todas flores que sirven perfectamente para un balcón o terraza y se llevan muy bien con el clima de Buenos Aires”, explica Salgado y apunta a la asclepia (que atrae a la mariposa monarca), las campuloclinium, o algunas joyitas de acá como la salvia guaranitica, una planta nativa que atrae al colibrí. Y la chilca de olor también atrae a las mariposas. Lo ideal para sembrar esta temporada son las flores y plantas nativas. 

Michelotti  coincide en que las plantas nativas aportan muchísima macro y microbiología y agrega que plantarlas es una forma de restaurar el ecosistema urbano que está bastante dañado. Estas son las nativas de esta época: Salvias guaraníticas, pavonias hastatas, verbena bonariensis, teyú caá, mburucuyá, chilca de olor o lantana megapotamica. “Son plantas que no requieren grandes cuidados ni mucho riego. Aun en espacios urbanos tenemos un montón para recuperar y mejorar”, agrega.

Si nos vamos de nativas y queremos algo ornamental con color y de fácil adquisición se puede optar por jazmines, alyssum, zinnias, margaritas, fresias, agapantus, clivias, glicina, borrajas, copetes, caléndulas o manzanillas.

  1. Cómo cuidar nuestras plantas en primavera

En esta época hay que estar atentos a los requerimientos de riego. No todas las plantas necesitan la misma frecuencia de riego. Las que son más leñosas suelen tener otra autonomía, mientras que las que son más tiernas pueden requerir hasta dos riegos por día, según la temperatura o la zona. “Lo bueno es tener en cuenta que el riego debe ser a la mañana o al final de la tarde para evitar el efecto lupa y se empiecen a dañar”, explica Michelotti.

Si tenemos plantas y flores nativas estas van a necesitar muy pocos cuidados porque están adaptadas a la zona. “Hoy el paisajismo está teniendo muy en cuenta esto: la facilidad de cuidar a una planta. Hoy las plantas nos piden que sepamos ver si son una planta de sol o sombra, y es muy importante no exponer a plantas de sombra en una terraza porque van a sufrir mucho con el pleno sol de Buenos Aires. Y por otro lado darles un poco más de agua. Usualmente las plantas en macetas necesitan un poco más de agua que la que necesitarían naturalmente justamente porque están expuestas a condiciones un poco más extremas”, aporta Salgado y, para los que tienen poco tiempo, recomienda optar por sistemas de riego automático que son fáciles de instalar. 

También recomienda estar atento a las plagas y, por último, a los nutrientes. “De vez en cuando es bueno hacer un recambio de tierra o aportar nutrientes de hojas que hayan quedado de la poda”, concluye el experto. 

Por: Eugenia Iglesias.

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario