Skip to main content

Ubicado en la intersección de Juncal y Esmeralda, en Retiro, el edificio supo consolidarse como un ícono de la elite social de Buenos Aires.  Además, guarda en su interior una réplica de La Victoria de Samotracia.

El palacio es un edificio de viviendas de 1924 que guarda en su esencia la vida porteña aristocrática del siglo XIX. Tiene un estilo ecléctico inspirado en la arquitectura academicista francesa: puertas de hierro, techos de pizarra.

La residencia se ubica en el corazón de Retiro, una zona que desde el 1870 hasta el 1930 creció exponencialmente y donde las familias de las clases altas de esa época dominaron los alrededores de la Plaza San Martín: el Palacio San Martín, el Palacio Paz, el Hotel Plaza, el Palacio Álzaga Unzué, el Edifico Bencich. Los inquilinos del Estrugamou se mudaron motivados por el lujo, los espacios y la reducción de costos y de mantenimiento en relación a sus residencias privadas.

Jean Estrugamou emigró a Montevideo y luego a Buenos Aires, donde durante el primer tiempo se dedicó a la explotación de un tambo y con el tiempo se consagró como uno de los grandes abastecedores de leche. Su hijo, Alejandro nacido en Rosario fue quien encargó la construcción del Palacio como un edificio de rentas a  los arquitectos Eduardo Sauze y Auguste Huguier. 

Todos los materiales del edificio multifamiliar  fueron traídos desde Francia. Cuenta con ocho pisos y un imponente estilo que buscó salvaguardar la posición de quienes lo habitaron.  Originalmente tuvo dos cuerpos  y luego lo extendieron a cuatro. Contaba con cuatro departamentos de aproximadamente 400 metros cuadrados en cada sala que poseen: una sala, un comedor, un living, cinco dormitorios para la familia y tres para el servicio doméstico. Cada grupo de departamentos contaba con dos ascensores, una propia y otra para el servicio, con una araña francesa y con un hogar a leña. Actualmente, muchos de los departamentos fueron totalmente restaurados y poseen dependencia y un subsuelo con cine y gimnasio. 

La familia Estrugamou es conocida por haber legado un legado sumamente importante de negocios, mansiones, estancias, territorios y otras construcciones edilicias. Como por ejemplo, la Estancia la Victoria en Venado Tuerto, que adquirió Aleandro, un destacado actor dentro de la ganadería argentina, en 1888. En Retiro y cerca de la famosa Torre de los ingleses, Aleandro Estrogamou también encargó la construcción de una casona ubicada en Basavilbaso 1233 que puso en juego el código de edificación de Buenos Aires ya que su portón de ingreso no mira frente a la línea municipal.

Suscribite a nuestro newsletter

Pinterest

La Victoria de Samotracia: la joya del palacio

En el año 1863  Charles Champoiseau, un diplomático francés, se hallaba en Enez, una isla en la costa de Grecia en búsqueda de antigüedades en favor de Napoleón Bonaparte. Durante su estadía solicitó una importante sumas de dinero para poder comenzar los trabajos de excavación, porque aseguraba estar ante una de las esculturas más importantes. Así fue como halló restos de Niké, conocida como la diosa de la victoria. Se trata de la figura de una mujer acéfala con dos alas posada sobre la proa de una nave que, en equilibrio con el mármol, parece elevarse a los cielos. Tres años más tarde, a partir de los trabajos de restauración fue expuesta en la sala de las Cariátides en el museo Louvre en París.

Tiempo más tarde fue trasladada de sala y solo abandonó la ciudad cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y su retorno fue símbolo de liberación nacional.  Es un monumento que hasta hoy capta la atención de todos y del que se realizaron numerosas reliquias. En la Ciudad de Buenos Aires son dos y una hecha en bronce se halla en un patio interior del Palacio Estrugamou. Si bien no se puede visitar, ya que está ubicada dentro de un edificio privado, es posible observar a través de las rejas del majestuoso edificio.

Imagen principal: Rubén Pérez Eugercios

Por: Mora Violante

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario