Skip to main content

El famoso “concepto abierto” se convirtió en un favorito de la distribución del hogar porque lo vuelve más dinámico y relajado, pero a la vez puede presentar algunos desafíos en la implementación. Cómo lograr una perfecta combinación entre ambos espacios para sacar mayor provecho.

Directo de los lofts neoyorkinos de los años 50 llega una tendencia que se adapta con facilidad a los nuevos estilos de vida de nuestros días, en cualquier parte del mundo.

Una de las corrientes más populares en el diseño de interiores tiene que ver con una nueva forma de pensar los espacios comunes de la vivienda. Se trata de la idea de concepto abierto, que nos propone borrar los límites entre la cocina, el living y el comedor. Es cada vez más común encontrar viviendas pensadas de forma integrada para que fluya mejor la dinámica del hogar. 

“El concepto abierto viene de la idea de unificar espacios que antes estaban separados por muros. Cada espacio tenía una sola función y estaba acotado por límites claros. Hoy esa idea mutó a espacios más flexibles con límites difusos. Se trabaja en el comedor o se come en el living. La cocina pasó a ser un espacio compartido donde participa toda la familia”, explica la arquitecta Andrea Real, socia de Estudio Trama.

De esta forma, la cocina pierde su condición de servicio y lugar privado para formar parte de los lugares de la casa por donde pasa la vida social y suman otro plus muy buscado: mayor luminosidad. “La ventaja es que no se duplican los espacios y se disfruta de una vida más compartida. Y, por lo general, las áreas más grandes sin compartimentar permiten mejor iluminación natural”, aporta Real.

Suscribite a nuestro newsletter

Max Vakhtbovych para Pexels

Cómo pensar un espacio abierto

Claro que para dar con una buena implementación de este concepto no basta con tirar abajo un par de paredes. Lo ideal es trabajar con profesionales que nos ayuden a pensar el espacio y a darle una perfecta distribución, para no terminar con algunos problemas típicos de su implementación, como la pérdida total de privacidad.

Para tener un espacio de estas características la clave es pensar cómo se piensa vivir. Si reciben gente, si les gusta juntarse enfrente a la tv, si les gusta cocinar acompañados, o dónde les gusta trabajar son algunos temas a plantearse. “En base a esto se debe elegir con ingenio qué ambientes unificar para una vida más pública y cuáles mantener cerrados”, aconseja Real. 

En esta línea, podremos repensar los límites de los espacios, aunque en este punto ya no se delimiten con paredes. Que tengamos un espacio abierto no significa que todo tenga que mezclarse: la cocina tendrá su lugar y el área de living otro, pero quedarán separados gracias a nuevos elementos, como muebles o hasta cambios en la pintura o la decoración. Una isla o una mesa pueden funcionar como aliados para ayudarnos en esa transición.

Sin embargo, no nos olvidemos de que todo va a ser una unidad, por lo que, aunque haya diferencias, lo que se aconseja es respetar una misma mirada estética para todo.

“Para la vida familiar con niños, algunos clientes se arrepienten de haber abierto la cocina. Lo que proponemos, de ser posible, es buscar cerramientos flexibles como las puertas corredizas para poder disfrutar de lo mejor de los dos mundos”, aporta la experta.

Pero también, en esta nueva flexibilidad, debemos darnos espacios para la privacidad. Seguramente no queramos mostrar todos nuestros espacios, por lo que es importante pensar en un mix de soluciones.

“Los errores más comunes pueden ser olvidarse de la necesidad de ciertos espacios privados como podría ser una oficina cerrada en el nuevo escenario del home office”, comenta Real. 

Sin duda este es otro punto fundamental, que se relaciona mucho con la pregunta inicial. Pensar las necesidades de cada uno, pensar en el día a día y las rutinas de trabajo van a ser necesarias para dar forma al hogar. Después de la pandemia, es probable que muchas dinámicas familiares hayan cambiado, por lo que hay que pensar en respetar esos espacios antes de tirar muros. 

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: Sidekix Media para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario