Skip to main content

Un mueble fundamental que, en el último tiempo, se convirtió en una importante inversión que muchos comenzaron a hacer a partir de la revalorización del hogar. Cómo elegir el mejor cuando son muchas las opciones y las características a tener en cuenta.

El protagonista del living y el primer objeto de deseo que viene a la cabeza después de estar mucho tiempo fuera de casa. ¿Quién no hizo uso de la frase “lo único que quiero es  llegar y tirarme en el sillón”? Rincón de descanso, testigo de reuniones, películas, siestas, trabajo y encuentros familiares, con almohadones, funda o alfombra, de colores y en múltiples formatos.

Su vida de uso tiene que soportar la rutina diaria y por eso la decisión es muy importante. Además, debido a la cuarentena que obligó a estar en el hogar, Gonzalo Gómez, vendedor de la fábrica de sillones Zar Living asegura que hubo un crecimiento exponencial en la demanda de sillones, como así también de los servicios digitales, la venta de muebles y decoración. 

Cientos de variables se ponen en juego a la hora de efectuar la compra: el espacio, el tamaño, la comodidad, la necesidad, cuántas personas van a utilizarlo, el diseño y el precio. 

El espacio y el tamaño

Cuando el espacio es chico, Lorena Paret, arquitecta y diseñadora de interiores, recomienda buscar un sofá a medida o un sofá de dos cuerpos que se amolde a las proporciones del living: “Siempre es preferible colocar un sillón no tan grande, a tener algo desproporcionado que quite armonía al espacio”. Con el objetivo puesto en maximizar las oportunidades y optimizar el espacio, la diseñadora detalla que los sofás con espacio bajo el asiento son ideales para tener más lugar de guardado. A su vez, menciona que existen otros con estantes laterales en los brazos e, incluso, con asientos deslizantes sincronizados con respaldos que se convierten en camas. 

Por otro lado, es el diseño del sillón lo que permite que se adapte a distintas situaciones. La diseñadora ejemplifica que los sillones esquineros o en L son ideales para aprovechar el espacio de manera “inteligente” en ambientes amplios. Mientras que para los casos donde los livings son pequeños y no hay posibilidad de colocar una mesa ratona, existen opciones que las traen incorporadas al sillón y se vuelven funcionales al ambiente. 

Antes sillón ecocuero en tonos oscuros- Lorena Paret
Después con sillón retapizado en tonos neutros- Lorena Paret

Materiales

La construcción del sillón es muy importante para la resistencia del mueble y para la comodidad postural. Gonzalo Gómez, vendedor de muebles y sillones, aconseja para la base placas soft de alta densidad, que no deben ser ni blandas ni duras, sino que deben tener “un equilibrio perfecto para lograr la comodidad deseada”. Además, sugiere que el asiento siempre sea más rígido que los almohadones del respaldo y que estos últimos sean de vellón siliconado en su totalidad.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Cómo elegir el color y la tela del sillón? 

El color y el estilo elegidos marcan la impronta en el living. Terciopelo, seda, lona, piel, cuero o sintéticos, hay géneros más resistentes que otros y algunos que son más estéticos que útiles. El terciopelo, por ejemplo, se recomienda en sillones que no sean de un uso intensivo por ser un género muy delicado, mientras que el lino, si bien tiene el beneficio de ser natural, tener control de la humedad y ser sumamente fresco, suele arrugarse bastante. 

En el caso de la creadora de LP diseño & interiorismo, su elección siempre suele ser una tela, una tapicería resistente, que no se deforme con facilidad, como algodón o chenille. “El textil da un look natural a tu sofá y de esta manera genera un espacio más cálido”, explica y agrega que lo recomendable es que sea lavable o que haya recibido un tratamiento antimanchas. Por su parte, Gómez opta por una pana antimanchas que puede ser suave o rústica. 

Lo ideal es que el tapizado del sillón sea en base a las necesidades y el uso que uno le dé. En este sentido, los cuatro pilares a tener en cuenta son: resistencia, calidad, textura y limpieza. “En caso de tener animales, más precisamente gatos, se recomienda utilizar tela antidesgarro, ya que es la que ofrece mayor resistencia y no se daña con las uñas de los animales de la forma en que sucedería con otras telas”, sugiere el especialista de Zar living.

Si bien hay quienes eligen otorgarle al protagonista un color impactante, esta decisión puede acortar las posibilidades de cambio en la decoración a futuro. “Lo ideal es que sean en tonos neutros y generar foco de interés y destaque con los accesorios, almohadones, mantas, etcétera”, sostiene Paret, quien comenta que si te cansas o aburrís, económicamente es más sencillo modificar el ambiente con nuevos objetos. 

La arquitecta destaca como opción un sillón blanco o en un tono neutro por el peso visual y por su amplio abanico de posibilidades a la hora de combinarlo. El elegido como comodín genera luz y amplitud espacial. “El blanco es un tono que reduce el peso visual, independientemente de que su tamaño sea un modelo grande, dará la sensación de que ocupa menos espacio, dará armonía y orden”, detalla.

Una alternativa para poder renovar el color del sillón sin tener que hacer una gran inversión para retapizar es utilizar fundas. Son un gran aliado decorativo, en particular para las personas que tienen niños, ya que también tiene otro beneficio: protegen la tapicería de los posibles daños y son fáciles de limpiar.

Paret, como defensora de que la unión de lo existente con lo nuevo logra singularidad e identidad en los ambientes, aconseja tener algunas de diferentes colores para renovar con facilidad el look del sillón según las épocas del año. El vendedor destaca: “Hoy se utilizan mucho los sillones confeccionados en tusor con funda, dándoles un estilo más fresco y armonioso, ideal para el verano”. 

Ante la gran variedad de oferta es útil tomar los consejos de especialistas para que la decisión de compra sea más sencilla.

 

Imagen principal: Zar Living

Por: Mora Violante

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario