Skip to main content

Se acerca diciembre y surge la pregunta: ¿Cómo decorar la mesa para recibir el año nuevo? 

A pesar del avance de la vacunación, los encuentros al aire libre continúan como la opción más segura para juntarse con familiares y amigos. Quienes elijan pasar las fiestas en lugares cerrados las recomendaciones son las mismas que el año anterior: ventanas abiertas, espacios aireados y distancia social.

Otro de los puntos importantes es mantener los vasos identificados. Hoy en día se pueden conseguir en casas de cotillón identificadores de plástico, vinilos para copas o etiquetas en las que se escriben los nombres de los invitados. Sin embargo, hay opciones para hacer en casa: atar cintas de colores alrededor de los vasos e incorporar un cartón sobre la base de la copa.

La clave de la decoración debe ser la coherencia entre la vajilla, el mantel y los adornos elegidos. En primer lugar hay que considerar qué tipo de mesa se va a utilizar y en base a ello pensar qué mantel a partir de una selección cromática previamente definida. En las mesas largas y rectangulares suelen quedar mejor los caminos y varios centros de mesa de poca altura, mientras que en las mesas redondas se pueden aprovechar los individuales redondos y un solo adorno con presencia.

Estilo Folk

Lejos de sostener la tradicional combinación los colores verde y rojo o con predominancia del blanco, el estilo folk incorpora colores neutros.

Es una decoración versátil e ideal para exteriores. El protagonista es el camino de arpillera o yute en el centro de la mesa. La textura de la tela aporta un toque rústico, que se complementa a la perfección con cubiertos con mango de madera y platos de loza blancos.

Para sumar a la decoración de tipo natural, como centro de mesa es recomendable colocar floreros o frascos de vidrio con ramilletes de flores blancas. También se pueden incorporar velas blancas de distinto tamaño.

Suscribite a nuestro newsletter

Estilo minimalista

Para quienes optan por decoraciones sin tantos elementos, mesas más abiertas y sutiles. Es clave seleccionar con atención los colores y la vajilla que se utilizará. Te recomendamos elegir un mantel liso blanco, gris, manteca o negro y complementar con platos también sin un diseño sobrecargado. También se puede optar por caminos de mesa o individuales de colores sobrios. Es importante tener en cuenta que el protagonismo de esta mesa se lo llevará la comida. 

Para la iluminación basta con alguna guirnalda de pequeñas luces o incluso, se pueden sumar dos o tres candelabros que dan altura y estilizan. Como centro de mesa hay que priorizar objetos que no rompan con la estructura visual, pueden ser ramas verdes de eucalipto o ramas secas que pueden decorarse con cintas de la gama de colores seleccionada.

Estilo campestre

En este caso, la base será un mantel de lino o uno de estampado cuadrillé. Se pueden utilizar distintos tipos de sillas e incorporar almohadones de colores. La vajilla que acompaña puede ser de estilo vintage, jarrones y botellas de vidrio. También se puede optar por platos de madera.

La clave está en armar centros de mesa imponentes con flores silvestres y de colores, que a su vez pueden colocarse sobre rodajas de tronco.

Estilo sofisticado

Para quienes prefieren mantener algunos de los colores típicos de las fiestas, las mesas doradas o en color plata son la mejor opción. En este caso, los detalles deben ser metalizados y la vajilla que acompañe de nácar o cristal para resaltar, con cubiertos oro.

Para que sea moderna y llena de brillo se pueden sumar cubiertos del mismo tono, velas y floreros de vidrio con bolas del árbol de navidad, glitter y pequeñas luces. 

Algunos consejos extra para la mesa

Se puede armar un pequeño cartel que indique el menú sobre el plato. También, se pueden colocar los nombres de los invitados para la ubicación en la mesa. No olvides que los cubiertos se posicionan en la mesa en el orden inverso al que se van a utilizar. 

Imagen principal: Nicole Michalou para Pexels y Pinterest

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario