Skip to main content

Cruzar el charco fue una bocanada de aire fresco para los argentinos que en pandemia buscaban otro estilo de vida sin alejarse demasiado. Hoy en día, muchos ya se instalaron. “El primer pie es la vivienda, el segundo es invertir”, aseguran.

A partir del plan para facilitar la entrada de extranjeros que propuso Luis Lacalle Pou, el presidente uruguayo, los argentinos se vieron beneficiados en un escenario de incertidumbre durante la emergencia sanitaria. Las medidas además, promovieron ciertos incentivos a la inversión inmobiliaria y establecieron que con la compra de bienes inmuebles se puede acceder a la residencia fiscal. 

Es que en ahora, no solo se trata del típico deseo de vacacionar en Uruguay, sino que desde hace unos meses se instaló la idea de emprender la vida allá, llevar adelante proyectos personales y profesionales. “Uruguay es el país con el mejor entorno global de América Latina, algo que los argentinos cada vez valoran mas”, señala Aldana Blizniuk Salaya,  presidenta de la inmobiliaria Salaya Romera, que tras abrir una primera sede en el Design District, es decir, en el corazón comercial de Punta del Este, donde hay “un perfecto hub de servicios”, apostaron por una segunda sucursal en el Puente de la Barra. 

Lo cierto es que los incentivos fiscales, la infraestructura en educación, salud y tecnología, la conectividad y la cercanía con Argentina son algunos de los factores que vuelven a Uruguay un destino atractivo para sentar bases. 

La modernidad en conjunto con la búsqueda del bienestar y una vida tranquila, premisas que se instalaron naturalmente con la era post-covid que atravesamos, se encuentran presentes en los emprendimientos uruguayos. Punta del Este y Montevideo son algunos de los principales destinos en la mira. 

La tecnología amplifica las posibilidades a la hora de hacer negocios. Tasaciones online, recorridos virtuales y 360 son herramientas que se convirtieron en elementos esenciales para concretar las operaciones. Sin embargo, en general, quienes deciden mudarse ya conocían con anterioridad el país vecino o comenzaron el proceso de investigación con unas vacaciones. La bróker diferencia entre dos tipos de clientes argentinos: quienes compran directamente porque ya conocen y tienen en claro dónde quieren estar, y por otro lado aquellos más cautelosos que buscan alquilar al menos durante el primer año, “generalmente las familias con chicos en escolaridad”, con el objetivo de poder tener indagar la dinámica familiar de manera que se ajuste a las necesidades de cada uno. 

Suscribite a nuestro newsletter

Pedro Slinger para Unsplash

¿Qué inmuebles buscan los argentinos en Uruguay?

Actualmente el metro cuadrado de los departamentos tiene un valor promedio de USD 2600. Pero la franja de precios va desde los USD 1500 en aquellas propiedades más antiguas de la península y puede alcanzar los USD 6000 en las unidades a estrenar, según explica la presidenta de la inmobiliaria. 

Las familias son un segmento particularmente decidido por conocer este nuevo estilo de vida y son ellos quienes buscan casas. Por otro lado, están los jóvenes adultos que invierten en departamentos amplios, pero de carácter premium. 

¿Cómo es el proceso de venta?

La especialista detalla que el proceso de compraventa es similar al conocido.

En primer lugar se firma un boleto de compraventa donde  se integra a la cuenta del escribano designado por el comprador el 10% del valor de compra del inmueble. 

Un dato no menor en este punto es que este documento puede ser firmado de forma presencial o a distancia, lo que sin dudas afirman que facilitó la concreción de operaciones en los últimos dos años. 

Al igual que sucede en Argentina, luego el escribano realiza el estudio de títulos y pedido de certificados de la propiedad en venta. “Este proceso por lo general hoy en día lleva entre 45 y 60 días, momento en el cual se procede a la Compraventa, Compromiso de Compraventa o Cesión de Compromiso de Compraventa según sea el caso, el pago del saldo de precio, impuestos y posesión del bien”, detalla Blizniuk Salaya.

En relación a los medios de pago, a partir de lo establecido en julio del 2020, “se puede abonar en efectivo hasta la suma de U.I 1.000.000 (unidades indexadas), aproximadamente cien mil dólares estadounidenses (USD 100.000)”, explica. En el caso de que el monto sea mayor o que el método elegido de pago sea en cuotas, es posible pagar en efectivo hasta el límite detallado y la otra parte con otro medio.  

A su vez, las posibilidades de financiación se amplían con la posibilidad de acceder a préstamos. “Hoy también se empiezan a extender los beneficios de préstamos hipotecarios a extranjeros no residentes, con financiación de hasta el 60% del valor de mercado Primera Hipoteca sobre el bien inmueble”, indica la bróker.  Por otro lado, comenta que existe una práctica habitual en la financiación directa del dueño del inmueble, lo cual agiliza las operaciones.

No hay dudas de que Uruguay tiene amplias posibilidades de crecimiento, lo que lo posiciona como una zona atractiva para inversores. La presidenta de Salaya Romera de Uruguay analiza que los proyectos en pozo o recién iniciados son los tipos de propiedades con las que se puede obtener una mayor rentabilidad. Así como también en viviendas sociales, condo-hoteles y grandes emprendimientos, que tengan incentivos fiscales.

Por: Mora Violante

Imagen principal: Pedro Slinger para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario