Según los inmobiliarios el comportamiento será similar al del año pasado. Hay súper stock, pero los propietarios se rehúsan a bajar los valores. Pronostican un 5% más de baja para los próximos 9 meses.

¿Las propiedades a la venta continuarán con el proceso de desaceleración?¿Cómo se comportarán los precios durante el 2021? Estas dos preguntas son las más escuchadas en las inmobiliarias en los últimos meses. Lo cierto es que, según los datos de Zonaprop,  desde el 2019 los inmuebles acumularon una baja del 9,9% en dólares, un número que parece bajo, pero que, de acuerdo a los especialistas, podrá acumular apenas un 5% más durante este año.  

En los últimos meses del 2020 y principios del 2021 seguimos observando una baja generalizada de precios. Si comparamos con valores pre pandemia y contemplando la elasticidad de los productos, los valores bajaron entre un 10% y un 18%. Esto se explica por una muy marcada recesión económica, la falta de clientes compradores y la devaluación de la moneda”, explica, Mateo García, director de sucursales de Toribio Achaval.

Pero, ¿qué pasará este 2021? “Estimamos que las condiciones del mercado no van a cambiar mucho en el corto y mediano plazo. Los valores de los departamentos usados mermaron la baja y se están acomodando”, remarca el especialista.

Para Gabriel Battioni, director de Battioni Real Estate, el mercado inmobiliario argentino tiene un comportamiento particular y bastante único: “Si se lo compara con el resto del mundo, en la Argentina no se da la lógica de comprar barato para vender caro. La demanda no convalida los precios. Los movimientos se dan cuando los inmuebles están en alza. El ladrillo en Argentina, aparte de ser en dólares, representa nuestros ahorros. Nadie quiere bajar el valor para vender en este contexto”.

Ahora, a pesar de que el mercado tiene súper stock de venta, los precios no bajan de forma que sean convalidados por la demanda. “La falta de créditos hace que la realidad sea diferente a la de cualquier ciudad del mundo. Al no haber financiación y una economía complicada, la gente no puede comprar ni como proyecto de vida. Y el que tiene una propiedad en este momento no se quiere desprender de sus ahorros”, detalla  Battioni.

Hoy el 80% del mercado de inmuebles a la venta está compuesto por usados y un 20% por propiedades nuevas. “El precio bajo de la construcción, no impacta en el 100%, sino en las propiedades nuevas. Los valores están duros. No hay cruce de voluntades. La demanda no convalida los precios”, desarrolla el especialista. 

Ambos matriculados consideran que no habrá grandes cambios para este año. “Pueden bajar los precios un poco más en 2021, pero no mucho más de lo que lo venían haciendo. Puede haber una pequeña desaceleración de entre el 5% y el 10% que se va a dar en segundo semestre”, concluye el director de Battioni Real Estate.

Suscribite a nuestro newsletter

Si bien el año pasado la baja de los precios fue muy lenta y progresiva, en los emprendimientos el fenómeno se evidenció con más fuerza. “Tenemos un proyecto de pozo en el barrio de Palermo que antes de la pandemia se comercializaba a u$s 3500 por m2, este mes se cerraron operaciones por u$s 2800 el m2. Esto se debe a que el constructor necesitaba flujo en caja, ahora, al contar con ese dinero, los valores volverán a subir. Es decir, se trata de oportunidades que se dan sobre todo en los proyectos en desarrollo”, sostiene Humberto Foresti, Socio-director de HF Proyectos & Inversiones.

Según los últimos datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, durante el primer mes del año se realizaron 1619 escrituras de compraventa por un total de $15.094 millones, el crecimiento interanual fue del 16,5%, pero aún así la cifra es baja y preocupa. “La demanda no convalida los precios. Cuando ven rebajas reales los clientes se animan a comprar”, asegura el experto.

A futuro, para Foresti hay variables que van a entrar en juego que definirán el comportamiento de los precios de las propiedades: “La soja está subiendo, ese es uno de los mercados que incentiva la construcción. Además, el blanqueo de capitales motiva a este sector. También, hay que ver qué pasa con el FMI. Por ende van a bajar los precios, pero seguramente luego va a haber un rebote”.

Por último, se aventuró a dar números: “Para mí la baja no va a acumular, con lo que ya se desaceleró en 2020, más de un 15% al histórico. Creo que ya llegamos a los pisos”.

Imagen principal: Leonardo Miranda para Unsplash

Por: Belén Fernandez.

Compartir

Deja un comentario

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario