Skip to main content

Hay rubros que durante la cuarentena se potenciaron y ahora ven la oportunidad de expandirse. Hay precios muy accesibles y ubicaciones únicas. Aseguran que hoy se está operando al 30% pre-pandemia.

Hoy el mundo atraviesa una nueva realidad. La pandemia por el coronavirus llegó para quedarse y cambió nuestros hábitos y costumbres. Lo cierto es que poco a poco el mercado inmobiliario se va acomodando a este escenario.  Y una muestra de ello es la reactivación, aunque por ahora leve, de los alquileres de los locales comerciales. “Hace dos meses el sector comenzó a volver a moverse y las consultas son muchas”, coinciden los especialistas consultados.

Hoy surgen las oportunidades, no sólo de precios más económicos sino también de ubicaciones privilegiadas. “Lo que más vemos es una reactivación en los rubros que no fueron tan afectados en la cuarentena. En general, están buscando mejores locaciones porque hay muchas unidades que quedaron libres. Además, se suma que los propietarios empezaron a ser más flexibles para alquilar”, sostiene Diego Grau, broker de Jones Lang LaSalle (JLL), empresa global de servicios inmobiliarios especializados en propiedades comerciales.

Lo cierto es que durante el aislamiento obligatorio hubo rubros que fueron potenciados como por ejemplo, las bicicleterías, las farmacias o hasta las dietéticas. “Estos sectores empezaron a ocupar locaciones que, en otro contexto, no lo podrían haber hecho”, agrega Grau. Hoy los corredores  más buscados son “Av. Santa Fe y Av. Cabildo”. “Pero también se están potenciando los centros comerciales más alejados en Olivos, Vicente López o San Isidro”, aclara el especialista.

En este contexto muchas personas debieron reinventarse y el comercio siempre es una opción. “La gente se está animando a emprender aún en pandemia. Hay gente que se quedó sin trabajo o buscan nuevas alternativas y están buscando abrir negocios, por lo que hay muchas consultas y gran parte se canalizan en operaciones”, describe Grau. Y es que hoy es el momento ideal porque se consiguen precios más accesibles y ubicaciones privilegiadas.

Según explica Grau, los valores de los alquileres de los locales comerciales bajaron en promedio entre un 20% y un 30%, en comparación a los precios pre-cuarentena.  En ese sentido, Diego Cazes, Director de LJ Ramos, coincidió en que hubo una fuerte desaceleración de los precios, pero aclara que “depende el tipo del local”. “Hay negociaciones a la hora de firmar los contratos que bajan un 20% más”, afirma.

Para Cazes no hay dudas de que el mercado comenzó a reactivarse, aunque todavía los números son muy lejanos a los que manejaba el sector antes de que la pandemia llegara al país. “Veníamos de una actividad 0, hoy estamos en un 30% de lo que estábamos trabajando. Seguramente esos números vayan en ascenso”, agrega. A su vez, coincide en que es el momento para aquellos emprendedores que recién están arrancando, por ejemplo, en el mundo gastronómico, una de las industrias más castigadas: “Hay nuevos jugadores que están apareciendo porque consiguen ubicaciones únicas con contratos de crisis y propietarios desesperados por alquilar”, subraya.

Suscribite a nuestro newsletter

Hoy todos los contratos se pesificaron, en el pasado quedaron los valores en dólares aún para aquellos locales en zonas privilegiadas de la Capital Federal. “Se hacen ajustes semestrales del 18% en promedio, calculando una inflación del 36% anual. Para esto la mayoría de los propietarios está tomando como parámetro el IPC (Índice de Precios al Consumidor) para ajustar los valores”, describe el director de LJ Ramos. Y a partir de esta nueva realidad,  las negociaciones se convirtieron en únicas. “Cada negociación es una familia distinta. El propietario está dispuesto a escuchar a su inquilino, pero no los dejan especular”, sostiene el especialista.

De cara a lo que se viene y en pos de pensar en el año 2021, Grau asegura: “Somos optimistas. Dentro de lo malo que fue el 2020, creemos que la situación va a ir mejorando.  En tres meses vamos a estar mejor por las fiestas, en donde el consumo se va a ir activando y eso generará mayor dinámica para el sector de alquileres comerciales”. Por otro lado, considera que hay ciertos rubros que están incrementando su facturación, dado que hoy los “consumidores están muy limitados a la hora de gastar su dinero, porque no pueden viajar ni ahorrar gran cantidad de plata en dólares”.

Muchos al inicio de la cuarentena rebajaron los alquileres y hasta exceptuaron a sus inquilinos del pago de la renta. “Ahora que el motor se reactivó se trata de volver a las condiciones de antes. Ya no hay descuentos en el alquiler, en general, se busca cumplir con el contrato. Pero ese cambio es gradual porque son pocos los que abren y vuelven a facturar como antes”, concluye Grau.

Imagen principal: Kevin Bidwell para Pexels

Por: Belén Fernández

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario