Skip to main content

A principio de mes, y luego de un duro año y medio para el sector inmobiliario y de la construcción, el gobierno porteño anunció un plan de beneficios fiscales para aquellos que lleven adelante inversiones en residencias universitarias. 

La idea acompaña la iniciativa de revitalizar el centro de la ciudad, ya que quienes lleven adelante estos proyectos en la zona del casco histórico recibirán beneficios extra. Sin embargo, la norma alcanza a todas aquellas iniciativas para residencias, sin importar el barrio en el que se ubiquen. 

Sin duda, la Ciudad de Buenos Aires se supo posicionar con el tiempo como un destino muy elegido entre estudiantes tanto del interior del país como extranjeros. La gran diversidad de universidades – muchas de altísimo prestigio internacional – sumada a la vibrante vida cultural, hacen que el destino sea ideal para los jóvenes de distintas partes del mapa. 

“Con este nuevo régimen, la Ciudad promueve la inversión en este segmento con fuerte potencial de crecimiento, mejorando y haciendo más accesibles las opciones de alojamiento para los miles de jóvenes que eligen estudiar en Buenos Aires”, destacó a Zonaprop el ministro de Desarrollo Económico y Producción, José Luis Giusti.

Alejo Rodriguez Cacio, director General de Promoción de Inversiones de la Ciudad, explica por su parte que esta iniciativa se viene trabajando incluso desde antes de la llegada de la pandemia. La situación, entonces, era que la Ciudad de Buenos Aires recibía a más de 90.000 estudiantes por año y, sin embargo, su oferta de alojamientos todavía era reducida. 

Hasta el momento, la oferta de camas en residencias apenas cubría una pequeña parte de la demanda, por lo que muchos jóvenes no tenían más remedio que recurrir a alquileres que significaban un esfuerzo extra para sus bolsillos. Con el fomento a la creación de residencias, se buscará ampliar la oferta de alojamientos accesibles y también facilitar la entrada, ya que muchos de ellos veían trabas en el proceso de alquiler por no contar con acceso a garantes. 

Además, se busca que este segmento se modernice y responda a las exigencias de los estudiantes de hoy, que además de cama, buscan acceder a otro tipo de espacios como áreas de esparcimiento, coworking o, incluso, gimnasio. Todas amenities más modernas que en el mundo ya se instalan como un must have entre los jóvenes.

Rodriguez Cacio explica que la iniciativa también puede colaborar a revivir el sector hotelero, otro de los grandes afectados por la pandemia. Muchos de los que estaban ubicados en el casco histórico podrían apuntar a reconvertirse en residencias y así salir adelante, según proyecta el funcionario. “En particular, respecto al casco histórico, a todas las grandes urbes les pasa algo parecido. Nadie sabe bien cómo va a ser el post COVID, pero es cierto que hay un signo de pregunta en cómo va a ser la vuelta de las oficinas y ahí hay que pensar una reconfiguración del centro de la urbe. Esto viene a ayudar en ese sentido también. Permite darle una nueva dinámica a una parte de la ciudad que está súper conectada y además tiene muchas universidades”, opina.

Suscribite a nuestro newsletter

La mirada de los desarrolladores

La iniciativa se pensó en conjunto con jugadores del sector privado como cámaras, desarrolladores y arquitectos. Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), afirma: “Demanda para este producto hay y cuando la ciudad nos dijo que quería incentivarlo nos pareció muy bienvenido sobre todo si hay beneficios. Pero, por supuesto, no podemos desconocer el contexto actual de crisis y pandemia que también afecta a la vida universitaria. Ahora los edificios universitarios están vacíos y eso hace que ese flujo de inmigrantes estudiantes haya quedado en suspenso”. “Esta medida es una apuesta a la vida de la post pandemia”, advierte el experto y pronostica que el éxito de esta medida dependerá de cómo se configure la forma de estudiar en los próximos años.

Igualmente, Rodriguez Cacio asegura que ya llegaron los primeros interesados y son puntualmente cuatro que están trabajando en proyectos de remodelación y construcción.

“El público joven es exigente en el buen sentido: sabe lo que quiere, está acostumbrado a un lugar moderno, quiere una buena TV o un lugar lindo para comer y un buen baño. No es la misma historia de hace 30 años. Hoy el joven quiere una buena experiencia y la residencia te permite hacerlo a un bajo costo. Es un win para todos: la ciudad recibe más estudiantes, gana el estudiante que consigue algo bueno y más barato y un win para el inversor”, resume. 

A su vez, el director General de Promoción de Inversiones de la Ciudad explica que hoy en la ciudad existen 38 residencias activas y esperan duplicar ese número. “Si bien es cierto que todas las universidades están listas para la virtualidad, hay una preferencia a la presencialidad”, resalta.

“Ya hay gente interesada. Lo que enfría un poco la puesta en marcha es que efectivamente se logre verificar que vuelva la educación universitaria presencial y, en segundo lugar, que la macro argentina ayude un poco también”, enfatiza por su parte Tabakman y dice que, si bien celebra la idea de impulsar la construcción en la zona del centro, cree que los desarrolladores estarán más interesados en zonas clásicas o de mayor poder adquisitivo como el corredor Norte. 

Con esto en marcha y a la espera de nuevos estudiantes, quienes podrían beneficiarse también son todos los comercios de las cuadras linderas, ya que los estudiantes seguramente saldrán a copar las calles de Buenos Aires, cuando la pandemia lo permita. 

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: travel.buenosaires.gob.ar

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario