Skip to main content

Los edificios que ya están en funcionamiento se readaptaron para volver a albergar a sus trabajadores aún con una segunda ola de Covid. La tecnología fue el gran aliado. 

La pandemia por el Covid-19 cambió todos los planes y la segunda ola que llegó a principios de este año nos recordó que la situación sanitaria está lejos de solucionarse. El mercado de oficinas es uno de los que más sintió el impacto. Es que el aislamiento y el endurecimiento de las restricciones obligaron a muchas empresas a implementar el trabajo remoto, una dinámica que llegó para quedarse. En este contexto son muchos los proyectos para oficinas que comenzaron a construirse previo a la llegada del virus y hoy, un año y medio después, se reconvierten para atraer inversores.

“Estamos con un proyecto que se lanza ahora en breve en Catalinas 2 que sufrió ciertas modificaciones, tenía una cierta tendencia enfocada a lo ambiental y lo que hicimos fue ratificar esa impronta”, cuenta Domingo Speranza de Newmark Knight Frank. Hoy la importancia radica en los espacios al aire libre por eso este nuevo proyecto “cuenta con terrazas y ambientes amplios en donde circule aire”.

Si bien los principales cambios se hicieron en aquellos proyectos que estaban en una etapa de construcción, también hubo importantes cambios en los edificios existentes. “Se ha incorporado tecnología, sobre todo en los ingresos, para que el acceso se haga con mayor velocidad y no se formen largas filas”, afirma Speranza. En ese sentido uno de los servicios más utilizados tiene que ver con el reconocimiento facial en donde además, se les toma la temperatura a los empleados.

En la reconversión de los edificios existentes el especialista detalla que en el último año se han “incorporado nuevos filtros para los aires acondicionados, lámparas que matan el 99% de las bacterias que se colocan en los aires acondicionados y generan un aire más puro”. Speranza cree que en una gran cantidad de empresas la presencialidad continuará, aunque “en muchos casos será de forma alternada con el home-office, la gente quiere y necesita volver a sus espacios de trabajo”.

Eduardo Petrolati, Director Comercial de Adrián Mercado Gestión Inmobiliaria, explica que no sólo las oficinas se adaptaron al nuevo escenario pandémico, sino que los valores también se acomodaron a la nueva realidad. “Previo a pandemia, trabajábamos con un stock de 300 oficinas, de las cuales 12 eran emprendimientos de venta de pozo de oficinas A+. En general,  han experimentado una baja en sus valores de entre un 10 y 15 % del valor de lista”, indica.

Si bien los proyectos que estaban en etapa de obra hoy comienzan a adecuarse con más espacios al aire libre, se trata de procesos que demoran largos periodos. “Los cambios no se pueden hacer de un día para el otro. Desde que se piensa hasta que se finaliza un emprendimiento de oficinas puede demorar hasta seis años”, explica  Speranza al hacer alusión a los tiempos.

Por eso, con esta realidad es más fácil ver los cambios en los edificios de oficinas ya afianzados. “Luego de la cuarentena estricta, los edificios de oficinas se fueron reacomodando a la nueva realidad de la vuelta al trabajo, implementando una serie de protocolos de seguridad sanitaria, definiendo, de ser posible, áreas abiertas que posibiliten la interacción y sociabilización de los equipos, dándole mucha importancia a la ventilación de los ambientes y al uso restrictivo de los aires acondicionados. Todo esto implementando la rotación de equipos en diferentes burbujas”, remarca en ese aspecto Petrolati.

Suscribite a nuestro newsletter

De cara al segundo semestre: los especialistas consultados aseguran que aún resulta incierto poder definir con precisión el futuro de este mercado. “Resta ver cómo evolucionará la segunda ola, el plan masivo de vacunación y la esperada inmunidad de rebaño. Los planes de relocación de oficinas también están a la espera de estas definiciones en lo que respecta a plazos concretos, pero más allá de eso, las búsquedas actuales privilegian una suma de factores de confort para los empleados, accesos, ventilación y luminosidad, y notamos un fuerte incremento de demanda  hacia zonas más periféricas del cordón norte”, enumera Petrolati .

Hoy el factor fundamental, más allá de que las oficinas se adapten a esta nueva realidad, es que todas las búsquedas “están partiendo de la base de obtener buenos valores locativos y parámetros de ajuste”, aclara Adrián Mercado y agrega que “son conscientes de la creciente vacancia y elevados montos de expensas, que muchas veces condicionan a los propietarios haciéndolos adecuar sus pretensiones por debajo de sus expectativas”. 

Según los datos relevados por Adrián Mercado, en el primer trimestre de 2021 la vacancia se ubica en torno a un 12,7%, con una absorción neta de 5108 m2 y un valor de alquiler promedio de u$s 27,4 x m2 en oficinas de clase A+. El barrio que se destaca con mayor vacancia es sin dudas microcentro con un 21,6% y lo sigue Puerto Madero con un 13,6%. 

  
Por: Belén Fernández

Imagen principal: Adrea vernie para Pexels

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario