Skip to main content

Aunque las personas y empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de contar con expertos a la hora de hacer un negocio inmobiliario, una buena parte de los interesados sigue preguntándose si conviene elegir una inmobiliaria para potencializar los resultados.

Más allá de sopesar la importancia de una inmobiliaria, en el momento de comprar, vender o alquilar un bien raíz es fundamental cuestionarse de qué modo hacerlo, con quién y dónde. 

A menudo, tenemos dificultad de definir todos estos puntos, principalmente, cuando no dominamos el tema o no contamos con suficientes conocimientos sobre el mercado.

Por eso, hoy te explicamos por qué conviene elegir una inmobiliaria y te contamos a detalle cuáles son los principales beneficios, tanto para el propietario del inmueble como para el comprador o inquilino.

7 razones por las que conviene elegir una inmobiliaria

El apoyo de una inmobiliaria es un punto clave para el éxito de los negocios en el rubro. En este sentido, debemos considerar que los trámites inherentes a la compra, venta y alquiler implican una serie de cláusulas, detalles y datos, aspectos que pueden negligenciarse durante las operaciones sin intermediarios.

A continuación, te brindamos una lista con los motivos que impulsan la contratación de una inmobiliaria:

1. Expertise y conocimiento

Vender o comprar una casa es un tipo de operación que se hace pocas veces en la vida. Por este motivo, el propietario o potencial comprador no suele no contar con un conocimiento previo en todas las aristas necesarias para comercializar la propiedad, principalmente, en términos legales. 

Al contratar una inmobiliaria, es posible solucionar estas cuestiones y obtener el apoyo necesario para cerrar los mejores y más rentables acuerdos.

2. Herramientas comerciales disponibles

La inmobiliaria cuenta con una potente gama de herramientas comerciales útiles tanto para vender como para alquilar una propiedad, diferentes a las que puede tener un particular que decide vender o alquilar su vivienda. 

De hecho, cuando deciden vender o comprar una nueva propiedad, las personas deben equilibrar este proyecto con otros compromisos y actividades. Por lo tanto, resulta complicado dedicarse por completo a la tarea de difundir o buscar un inmueble.

Por otro lado, las inmobiliarias cuentan con herramientas y software específicos con los que pueden llevar a cabo las operaciones de manera más eficiente. Básicamente, esto se debe a la posibilidad de establecer una red de perfiles de posibles compradores y de comunicarse con los interesados sin inconvenientes, una vez que este es el core del negocio: facilitar la compraventa de bienes raíces.

3. Stock de propiedades y especialización

Las inmobiliarias tienen una red interna en la que comparten su stock de propiedades que permiten a todo el equipo tener la posibilidad de comercializar ese inmueble y multiplicar las oportunidades de negocio. 

Debemos destacar que las inmobiliarias actúan en un determinado barrio o región, lugar al que denominamos zona de influencia. En este sector, concentra inmuebles con diferentes características considerando el perfil de su público objetivo. 

Por lo tanto, cuando un posible comprador o inquilino busca una propiedad, pueden ofrecer diferentes alternativas dentro de la misma región o, incluso, proponer mejores opciones.

4. Precio justo

Seguramente, el precio de venta o alquiler de un inmueble fijado por una inmobiliaria está mucho más cercano al valor real de la propiedad

Al tener una mayor concentración del portafolio de propiedades en una determinada región, la inmobiliaria obtiene información relevante sobre los distintos precios considerando la tipología de la vivienda. 

Por otro lado, es posible que el precio propuesto por un propietario no considere únicamente aspectos racionales, sino que esté vinculado con detalles emocionales vinculados a las vivencias que ha experimentado en el hogar. 

La inmobiliaria tiene las herramientas, desde el conocimiento y desde la objetividad, para poner un precio justo a ese bien raíz y, de esta forma, acelerar la transacción.

5. Capital humano entrenado

El agente inmobiliario agiliza la compra y el alquiler de la propiedad. 

Las inmobiliarias se encargan de capacitar al personal porque consideran que los agentes inmobiliarios son los intermediarios que vinculan al propietario con la inmobiliaria. 

En la actualidad, la formación del agente agrega valor a la operación, ya que ha pasado por la carrera de martillero público, tiene un número de matrícula y está regulado por un colegio inmobiliario.

6. Aceleración de la venta o del alquiler 

La contratación de una inmobiliaria acelera la dinámica de venta o alquiler de una propiedad, gracias a la experiencia y a las herramientas comerciales disponibles. Además, la propiedad se comercializa de forma masiva, a diferencia de las posibilidades que tiene un particular para lograrlo.

7. Legalidad, seguridad y confianza

Las inmobiliarias cuentan con el apoyo de escribanías, estableciendo así un contacto directo. A raíz del trabajo diario y de la experiencia, una inmobiliaria presenta suficientes condiciones y conocimientos para sortear los inconvenientes legales que se pueden presentar al tramitar la compraventa o el alquiler una propiedad. 

Por lo cual, puede sugerir o adoptar soluciones rápidas que optimicen la probabilidad de éxito en una transacción futura. Hay una mayor transparencia en la transacción que proporciona seguridad y confianza en ambas partes, propietario y comprador o inquilino.

Beneficios para el propietario del inmueble

Después de presentar las diferentes razones por las que vale la pena recurrir a una inmobiliaria, entramos de lleno en los beneficios que estas empresas aportan para el propietario del bien raíz:

En líneas generales, la inmobiliaria cuenta con estrategias y recursos que permiten acelerar la venta.

Asimismo, fomenta las operaciones transparentes, aumenta la cantidad de oportunidades de negocio y eleva la probabilidad de concretar la transacción. 

Otro aspecto positivo es que la inmobiliaria se dedica a realizar diferentes acciones para encontrar un comprador o inquilino, esta dedicación al 100 % permite disminuir la preocupación del propietario, al paso que lo libera para que pueda dedicarse a sus actividades y compromisos sin perder tiempo difundiendo su propiedad.

Beneficios para el comprador o inquilino del inmueble

La inmobiliaria puede asesorar al comprador respecto al precio justo de una propiedad y los valores a los que se están vendiendo en esa zona los inmuebles. También, puede proporcionar más posibilidades de oferta y nuevas y mejores alternativas de propiedades.

¡Hemos terminado!

Como ves, conviene elegir una inmobiliaria para gestionar las propiedades, ampliar el alcance de los anuncios y aumentar la probabilidad de hacer un excelente negocio.

Más allá de acelerar y asegurar la legalidad de las transacciones, una inmobiliaria de excelencia proporciona muchos beneficios, tanto para el propietario como para el inquilino o comprador, pues permite realizar operaciones con un precio justo, no caer en fraudes y optimizar la experiencia.

Continuá obteniendo más información relevante sobre este mercado leyendo un post con las 6 mejores tendencias inmobiliarias para el corriente año.

Por: Zonaprop

Imagen principal: Getty Images

Compartir

Leave a Reply

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario