Se trata de la norma tarifaria, aprobada en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que exceptúa a los propietarios, que rentan departamentos por un monto de hasta $30.000, de pagar dicho impuesto.

Con una nueva ley de alquileres y una pandemia que modificó las condiciones de los contratos, el 2020 fue un año movedizo para el mercado locativo. Lo cierto es que esta vez tanto propietarios como inquilinos celebran una nueva ley, aprobada ayer en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que exceptúa del impuesto de Bienes Personales a aquellos dueños con alquileres de hasta $30.000. Se trata de un cambio significativo, ya que hasta ahora esa tarifa era de hasta $6700. Además, es una noticia positiva para los locatarios dado que aboga por un mayor blanqueo del mercado. 

La nueva ley tarifaria 2021 que se sancionó ayer  “incluyó este cambio sustancial que propusimos en julio a través de un proyecto de ley”, resalta Lucía Romano, legisladora del bloque CC-ARI/Vamos Juntos y autora de esta iniciativa. Lo que se logró es elevar el valor mensual a partir del cual las rentas por alquileres de hasta dos unidades de vivienda abonan el impuesto sobre los Ingresos Brutos en la Ciudad. “La medida se resolvió a través de la modificación del actual artículo 22 de la Ley Tarifaria. De esta forma quedan exentos de pagar dicho impuesto quienes tengan propiedades en alquiler que no superen el nuevo monto, propuesto en $30.000”, explica Romano.

El monto tomado es proporcional a lo que se paga hoy por un departamento dos ambientes en la Capital Federal. Según el último informe del mes de noviembre de Zonaprop, alquilar un departamento de dos ambientes en la ciudad cuesta $ 29.805 por mes, 3.1% por encima de octubre, en torno a la inflación mensual. A su vez, el index muestra que los precios de alquiler subieron en lo que va del 2020 un 57%, casi 25 puntos por encima de la inflación que de acuerdo al Indec fue del 31.2%.

Suscribite a nuestro newsletter

Lo cierto es que la nueva iniciativa traerá un poco más de alivio para los propietarios, aunque también será beneficiosa para los inquilinos. “La posibilidad de desgravar del Impuesto a las Ganancias es una alternativa que, en muchos casos, no se puede hacer porque los alquileres no son declarados, esto ayuda a poner en blanco a este mercado”, agrega Romano. Por otra parte, la legisladora destacó la relevancia de esta norma en relación a la rentabilidad que genera un inmueble puesto en alquiler: “Hoy apenas podemos decir que la renta es del 1% anual en dólares, cuando hace poco más de un año era más del doble y en momentos más estables llega a ser del 4%”.

“Hasta diciembre de este año la ley Tarifaria establecía que los alquileres mayores a $6.700 pagaban el impuesto, un número que estaba absolutamente desfasado y distante de la realidad comercial y del mercado, ya que el valor de los mismos supera ampliamente este número. Por eso era necesario modificar esta ley para adecuarla a la realidad”, explica la autora de esta norma. “La espiral inflacionaria de nuestro país ha dejado absolutamente obsoleto el monto a partir del cual los alquileres deben pagar el impuesto”, añade.

Para la diputada la nueva ley de presupuesto busca darle un “respiro a los ahorristas de clase media o jubilados que, en muchos casos, tienen un inmueble en alquiler para generar un ingreso extra, pero no viven de esta práctica”. También, se busca incentivar un mercado que atraviesa una de las crisis más duras de su historia. Según datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en octubre se registró una baja del 19,8% respecto del nivel de un año antes, al sumar 2528 registros de compra-venta. “En un contexto de crisis económica debemos tomar medidas para aliviar a las personas que ya tienen una fuerte carga tributaria”, concluye la especialista, a pocos minutos de haber sancionado la nueva ley.

Imagen principal: rawpixel.com para Freepik

Por: Belén Fernández

Compartir

Deja un comentario