Skip to main content

Hoy las zonas cercanas a los barrios son las ganadoras. ¿Qué pasa con el microcentro y la calle Florida? ¿La vuelta a la presencialidad mejora el escenario futuro?

El mercado de alquileres comerciales empieza a recuperarse. Si bien hay zonas, como el microcentro, que aún hoy sufren las consecuencias de la pandemia, también surgieron polos barriales con gran fuerza. Palermo, Devoto y Caballito, son solo algunos de los ejemplos. “Hoy los comerciantes buscan estar cerca de los consumidores, este cambio llegó para quedarse”, resalta Adrián Milberg, gerente de desarrollo de negocios en Baigún Propiedades.

“Hoy hay una nueva demanda. Hay mucho pedido para instalar cadenas de farmacias, de carnicerías o hasta verdulerías orgánicas premium. Lo que vemos que tracciona más al mercado son los servicios esenciales. Se convirtieron en locales de cercanía”, explica Milberg, que asegura que hoy se cierran 30 alquileres comerciales por mes.

Es que la pandemia cambió los hábitos de conducta. El trabajo remoto, que en muchos casos llegó para quedarse, hizo que las compras se canalicen en el barrio en donde el consumidor vive. Por eso, en la actualidad las grandes marcas quieren estar cerca de estos  clientes.

“Hoy la gente está más tiempo en el barrio en donde vive y el mercado de locales comerciales se acomodó a este nuevo fenómeno”, resume el especialista. 

Además, también hay oportunidades, porque en las principales arterias como Cabildo o Santa Fe se liberaron alquileres que históricamente siempre estuvieron ocupados. “Hoy vemos que los locales grandes fueron tomados por laboratorios, mientras también observamos un avance muy grande de las franquicias”, agrega el inmobiliario.

Otro de las tendencias que empezó a evidenciarse como consecuencia de la pandemia es el alquiler de pequeños depósitos o locales para despachar las ventas a través del canal de e-commerce. “Lo vemos tanto en gastronómicos que se manejan con aplicaciones de delivery, como en el caso de comercios que se volcaron hacia las ventas online”, afirma.

Suscribite a nuestro newsletter

Valores

En cuanto a los precios, si bien el mercado poco a poco logra recuperarse, en promedio todavía están por debajo de los números pre-pandemia.

“Sin lugar a dudas, los locales cercanos a los barrios son los que más rápido lograron recuperarse, como el caso de Av. Cabildo en Belgrano. Sin embargo, hoy los precios de los alquileres están en promedio un 30% más bajo que en marzo 2020”, indica Diego Cazes, director general de LJ Ramos.

Aunque las zonas aledañas al microcentro son las más perjudicadas, poco a poco se empieza a evidenciar una leve recuperación. “Hoy hay transporte, tenemos colegios y las empresas están haciendo volver a sus empleados a un sistema híbrido, eso hace que haya mayor movimiento lo que se refleja en los alquileres comerciales”, desarrolla.

Para el especialista, hoy las excepciones son los barrios de Palermo, Caballito y Devoto. “Se generaron polos gastronómicos y comerciales muy interesantes en donde la demanda es muy alta y los valores se defienden mejor”, argumenta.

Lo cierto es que los números empiezan a mostrar un alza en este mercado, pero aún hay mucho camino por recorrer. “Pensamos que seguiremos camino a la recuperación, pero hoy vemos que la gente consume y gasta menos y eso impacta de lleno en los comerciantes”, advierte.

En este punto, coincide Karina Longo, gerente de research de Newmark Argentina: “Esperamos que a medida que avance la vacunación, con la vuelta a las oficinas con burbujas se active el consumo. La clave será la apertura de las fronteras, con un tipo de cambio muy favorable para los extranjeros”. 

De la mano con la pandemia, se instalaron los contratos más flexibles y las negociaciones constantes. “Hoy los comerciantes hablan continuamente con sus propietarios para hacer que el negocio siga siendo rentable. Hoy se flexibilizaron las condiciones y los valores se pesificaron”, elabora Cazes.

Para Longo: “Hay una tímida recuperación. En los barrios se ocupa muy rápido. Las zonas que dependen del turismo y de los oficinistas se están recuperando muy tímidamente, algunos inversores ven la zona porque hay muchas oportunidades con muy buenos precios”. 

En cuanto a la tipología de los locales con mayor vacancia en este contexto, la experta concluye: “En estas zonas lo que todavía no logra ocuparse son los locales grandes con varias plantas. Esto es porque requiere una gran inversión. Por ejemplo, los locales que dejó Falabella en la calle Florida no generan interés. Hoy se inclinan por los locales más chicos”.

Imagen principal: Mauricio Gaudino para Unsplash

Por: Belén Fernández.

Compartir

Leave a Reply

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario