Desde el 11 de mayo. Se trata de una noticia favorable para el sector de bienes raíces, ya que habilita la posibilidad de otorgar los certificados de dominio de los inmuebles.

El Registro de la propiedad de inmuebles de la Capital Federal fue autorizado para abrir sus puertas al público desde el lunes 11 de mayo. La resolución fue publicada el pasado 29 de abril en el Boletín Oficial y generó entusiasmo en el mercado de real estate, ya que fue visto como el paso previo para habilitar a las inmobiliarias a volver a operar.

La función que cumple es otorgar los certificados de dominio de los inmuebles para poder realizar escrituras o certificados de informes para las garantías de alquileres y la inscripción de los títulos de propiedad. Una vez que se firma la escritura se manda al registro de la propiedad del inmueble para que lo inscriban”, explica Armando Pepe, presidente del Colegio Inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires.

La resolución habilita “la atención al público para el ingreso de informes, certificados y documentos, siempre mediante el sistema de previo turno web y guardias mínimas, como así también, el ingreso de certificaciones web” a partir del próximo lunes.

Para Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), la coyuntura actual se trata de una oportunidad para reacomodar y repensar el mercado. “Estamos pensando en retasar las propiedades para que los nuevos valores respondan a las necesidades de hoy. Estamos capacitando a todos los jugadores para prepararnos para esta etapa”, agrega por su parte.

Por último resalta que la reactivación será lenta, pero sentará los cimientos para un mercado que progrese para el próximo año. “Creo que el trabajo que nos toca ahora será lento, la actividad para el sector se reanudará recién el año que viene, hoy nos toca trabajar duro estos meses para revalorizar al mercado”, concluye.

En lo que respecta al desarrollo inmobiliario, celebran la noticia, pero aseguran que aún hay mucho que trabajar para lograr la apertura total del sector. “La noticia es un aspecto positivo, pero aún hay mucho que hacer, la activación del mercado no será de un día para el otro. Obviamente que para que los emprendimientos vuelvan a tener vida, hace falta que las obras vuelvan a trabajar para eso estamos preparando una serie de protocolos sanitarios”, explica Damian Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrollistas Urbanos en Argentina (CEDU).

En ese sentido ejemplifica que “estamos preparando protocolos de seguridad e higiene para desarrollar en las obras de la Ciudad de Buenos Aires, estimamos tenerlo listo a fines de esta semana y después se elevará ese mismo protocolo a nivel Nacional”.

Los protocolos que se están desarrollando prevén el distanciamiento social recomendado por el gobierno, el control de temperatura antes de ingresar a las obras y por supuesto las cuestiones de higiene básicas como lavado de manos y protección en boca y nariz, entre otros aspectos. “El desafío es buscar un equilibrio para no gastar millones en el cuidado e higiene del personal, pero sí garantizar la seguridad de las personas y la reactivación del sector. Hoy hay sólo 1000 albañiles trabajando en las obras públicas de la Ciudad, si se permite la apertura del sector ese número se agrandaría notablemente y se trata de trabajadores que utilizan el transporte público, por lo que el riesgo es muy grande”, concluyó Tabakman.

Imagen principal: PhotoMix para Pexels.

Por: Belén Fernández

Compartir

Deja un comentario