En el marco de la pandemia, el poder ejecutivo publicó la norma en el Boletín Oficial. Además, se extiende la vigencia de los contratos locativos hasta el 31 de enero del año que viene. También, contempla las deudas adquiridas con créditos hipotecarios.

Finalmente, el Gobierno extendió el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que congela el precio de los alquileres y prohíbe los desalojos hasta el próximo 31 de enero. La decisión fue publicada en el Boletín Oficial en el marco de la pandemia declarada por la OMS el pasado 11 de marzo.

El decreto 766/2020 prorroga hasta el 31 de enero de 2021 la suspensión de los desalojos, el plazo de vigencia de los contratos y el congelamiento de los precios de los alquileres. El poder ejecutivo tomó la decisión de extender la medida, según detalla el DNU, debido a que “la emergencia sanitaria, con sus consecuencias económico-sociales, ha dificultado para una importante cantidad de locatarios y locatarias, la posibilidad de hacer frente a sus obligaciones en los términos estipulados en los contratos suscriptos con anterioridad a la aparición de la pandemia de COVID-19”.

De esta manera, aunque los inquilinos acumulen deuda, de marzo hasta la fecha, no podrán ser desalojados. Y, según se describe en el Boletín Oficial, esto a consecuencia de que “muchos trabajadores y trabajadoras, comerciantes, profesionales, industriales y pequeños y medianos empresarios y empresarias, han visto fuertemente afectados sus ingresos desde el inicio de la pandemia, como consecuencia de la merma de la actividad económica”.

A su vez, se prolonga por el plazo de 6 meses la mediación previa y obligatoria, a partir del 30 de marzo de 2021, que las “provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” deberán establecer “en forma gratuita o a muy bajo costo, para controversias vinculadas con la aplicación del presente decreto”.

El Gobierno explica, a través del DNU, que la extensión será temporal, ya que “resulta razonable y proporcionada con relación a la amenaza existente, destinada a paliar la situación social, la cual se ha visto sumamente afectada por la pandemia.”. “El objetivo de la presente medida no es otro que evitar el agravamiento de la problemática respecto de la vivienda existente en nuestro país, lo cual traería aparejado un mayor deterioro en el tejido social”, advierten.

Además, la norma prorroga hasta febrero del año que viene el inicio del pago de las deudas por diferencia de precio en los mismos términos y condiciones y, hasta el 31 de enero de 2021, las deudas por falta de pago.

Suscribite a nuestro newsletter

Créditos hipotecarios:

El congelamiento del valor de las cuotas de créditos hipotecarios se prorroga hasta el 31 de enero próximo, es decir que seguirá vigente la cotización de marzo de este año, cuando se dictó la emergencia sanitaria en todo el país.

También, dispone suspender las ejecuciones hasta la misma fecha, sean “hipotecarias, judiciales o extrajudiciales”. El DNU además alcanza a los “lanzamientos ya ordenados” y que no se hubiesen llevado a cabo. 

Asimismo, establece que las cuotas de créditos hipotecarios que recaigan sobre inmuebles destinados a vivienda única y deban pagarse entre el 1° de febrero de 2021 y el 31 de julio de 2022 no podrán superar el valor determinado en un esquema elaborado por el Poder Ejecutivo.

En su artículo 4, la norma dispone que desde las 0 horas del 25 de septiembre – fecha en que se publicó el DNU en el Boletín Oficial – y hasta el 31 de julio de 2022, las entidades financieras deberán habilitar una instancia para considerar la situación de aquellos clientes que acrediten que el importe de la cuota a abonar supera el 35 % de sus ingresos actuales. Cabe destacar que las insta a “contemplar situaciones especiales debidamente acreditadas que deriven en una variación de los deudores/codeudores considerados o deudoras/codeudoras”.

En otro punto, también destinado a aquellos que tienen créditos hipotecarios, se fija que las deudas que pudieren generarse desde el 1° de octubre de 2020 y hasta el 31 de enero del año 2021, originadas en la falta de pago o por pagos realizados fuera de plazo o por pagos parciales, podrán ser convertidas a Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) y refinanciadas a pagar a partir de la finalización del cronograma vigente del préstamo, en cuotas que no podrán superar la cuota original del préstamo.

Imagen principal: Florencia Potter para Pexels


Por: Belén Fernández

Compartir

3 Comments

  • angela dice:

    mi consulta es que pasa con el garante? tienen que dar su aval para la prórroga??
    La prórroga es una medida muy acertada para aquellos inquilinos que no pueden afrontar el pago mensualmente y actúan de buena fe. Pero qué pasa con aquellos que especulan con quedarse atrincherados esperando que el garante responda.
    Consulto porque al ser fiador se acuerda por dos años, generalmente. .pero pasado ese plazo, no debe dar el consentimiento?
    Gracias

  • Anónimo dice:

    gracias tenia un problema ahora se alivia gracias por el email

  • Carlos dice:

    Claro e ilustrativo el comentario relacionado con el DNU 766/2020.
    Zonaprop puede facilitarme un modelo de contrato de alquiler conforme la ley 27551.
    Muchas gracias

Deja un comentario