Skip to main content

Actualmente, es el lugar donde se concentran gran cantidad de emprendimientos y, como zona, tiene varias ventajas, esencialmente la de conservar su alma de barrio pero, a la vez, estar muy cerca del centro. ¿Será el próximo foco de los inversores? 

El sur también existe y el barrio de Barracas es ejemplo de eso. La zona, que debe su nombre a las antiguas barracas que comenzaron a construirse a fines del siglo XVIII en la orilla izquierda del Riachuelo, se encuentra en crecimiento debido a múltiples desarrollos que están en proceso y se estima que, en los próximos años, aumente el interés. 

Básicamente, el barrio que limita con Nueva Pompeya, Parque Patricios, Constitución, San Telmo, La Boca y Avellaneda se destaca, justamente, por su ubicación estratégica que permite estar en el centro de la Ciudad en pocos minutos. Además de estar muy bien conectada y de tener acceso rápido a autopistas como la 25 de Mayo, la 9 de Julio Sur o la Buenos Aires-La Plata.

“Barracas se encuentra atravesando un buen momento, hay muchos desarrollos en este momento avanzados, en construcción o listos para entregarse. La gran mayoría de ellos están sobre la avenida Montes de Oca, sobre la avenida Martín García y sobre la avenida Patricios, cercana al Parque Lezama”, menciona Alejandro Moretti, Presidente y socio fundador de Nuevo Siglo Propiedades, inmobiliaria que trabaja en la zona, e integrante del consejo directivo del Consejo de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad (Cucicba).

En Zonaprop podemos encontrar unos 15 emprendimientos que están activos en la zona, algunos de gran envergadura y de carácter transformacional, como Moca 2, en la esquina de las calles Hornos y Finochietto. Este tipo de desarrollos, que incluyen amenities de categoría como SUM, pileta, parrilla o gimnasio, representan una oportunidad para los inversores que ven con buenos ojos los nuevos proyectos. 

“También los límites normales del barrio se empezaron a extender un poquito: toda la zona de Martín García hacia el boulevard Caseros, que es la parte límite con San Telmo, y todo lo que es la avenida Suárez hacia la avenida Iriarte también empezaron a desarrollarse ante la creciente demanda y la falta de terrenos para construir en la parte céntrica de Barracas”, agrega Moretti. 

La principal ventaja que tiene el barrio, según el experto, es que se mantiene cerca del centro de la ciudad, pero conserva la esencia de barrio. “Barracas sigue siendo un barrio tranquilo, de poco tráfico, con lugares donde todavía se puede estacionar, casas bajas, y la cercanía al centro es algo de lo más codiciado entre los vecinos del barrio”, explica sobre la zona que, a la vez, ha sabido desarrollarse comercialmente e, incluso, alberga uno de los polos gastronómicos más florecientes de la ciudad: el del boulevard Caseros, lleno de restaurantes, cafés y parrillas.

Suscribite a nuestro newsletter

Según el Index de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que releva mes a mes Zonaprop, hoy los precios de la zona se encuentran en USD 2.078 el metro cuadrado para el segmento de usados y alcanza los USD 2.304 para propiedades a estrenar o hasta los USD 2.524 el metro cuadrado para comprar desde el pozo. Precios que se mantienen por encima de barrios linderos, como Parque Patricios o Monserrat.

Sin embargo, la coyuntura argentina también afecta los números y las proyecciones. “Con respecto a los precios, Barracas no estuvo exento a todo lo que ha sucedido en Capital Federal: desde 2018 se ha pronunciado una baja en el valor. Hoy en día tenemos precios de cierres que rondan, en las zonas céntricas del barrio, alrededor de los USD 1600 el metro cuadrado, en promedio”, calcula Moretti. 

Barracas, que se embelleció gracias a la refuncionalización que se activó en antiguas fábricas como las viejas plantas de Bagley y Canale, está a la espera de una recuperación del mercado para que llegue ese viento de cola que termine de catapultar su potencial.

“Las proyecciones a futuro están muy sujetas a las variables económicas del país. Obviamente que las devaluaciones, la falta de crédito, la inflación o el deterioro del salario real afectan al mercado inmobiliario y hasta que estas no se recompongan va a ser difícil que el mercado retome la normalidad que tenía antes de 2018”, concluye Moretti. 

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario