Por allí iba a pasar una autopista, tomaron los terrenos y ahora le dieron un nuevo destino. Sede de un nuevo polo gastronómico, las calles Donado y Holmberg son de los spots más buscados de la ciudad. 

Las calles Donado y Holmberg, desde Carbajal hasta Congreso, viven su momento de esplendor. El corredor, popularmente bautizado como el Do-Ho, se transformó en un pequeño oasis dentro de la ciudad, con su propia fisonomía y una propuesta renovada. 

Situado entre los límites de los barrios de Villa Urquiza, Coghlan, Saavedra y Villa Ortúzar, el corredor Donado-Holmberg tuvo una curiosa historia. Ese terreno había sido expropiado para dar paso a la nunca construida Autopista 3, que iba a atravesar la ciudad de Norte a Sur. 

Con el proyecto abandonado, el área estuvo ocupada de forma ilegal hasta que en el año 2000 se puso en marcha un plan para recuperar la zona.

“Todo ese sector era un lugar olvidado, incluso con casas tomadas, con muchas dificultades para poder realizar proyectos inmobiliarios, que cambiaron drásticamente en la época en la que Macri estaba como jefe de Gobierno de la Ciudad y él propició una limpieza de esas zonas y salieron a venderse esos terrenos con una perspectiva de desarrollo urbano, con inversión privada y de la Ciudad. Ahí comenzó a cambiar la fisionomía de la zona”, describe Hernán Siwacki, socio Gerente de Capital Brokers Propiedades, que en esa zona comercializa el proyecto Ricci Flats, todavía en construcción.

Hoy es una zona claramente joven, con muy buen acceso porque tenés la General Paz. Abierta, verde, y todos los proyectos en general tienen que ver con un estilo de proyectos bajos, con amenities, con diseño y los desarrolladores encontraron un nuevo lugar con tierra muy barata (en otra época) y eso fue creciendo y consolidándose”, añade Siwacki.

Es por eso que las 14 manzanas muestran una arquitectura muy única dentro de la ciudad, con edificios modernos y amplios, que dan espacio a veredas anchísimas colmadas de verde, con edificios que se retiran y dan espacio a las mesas y sillas que dan sonido a la zona.

Los edificios tienden a ser grandes unidades donde se valoran mucho las terrazas y balcones que, complementados por una completa oferta de amenities, los hacen muy atractivos para quienes buscan un combo de naturaleza y comodidad dentro de la ciudad. “A diferencia de otras zonas, se trata de edificios que tienen las comodidades de una casa, con la seguridad de un edificio y no en todas las zonas de la capital se ve algo así”, señala Manuel Mel, gerente de Ventas de Mel Propiedades. 

Emprendimiento D1601. Gentileza Mel Propiedades

Suscribite a nuestro newsletter

El combo perfecto

El bróker asegura que los clientes interesados en la zona llegan tentados por la tranquilidad del barrio, pero también por la nueva oferta gastronómica de los locales que se construyeron en las plantas bajas de los edificios y que, de a poco, se consolidan como polo. Desde cafeterías de especialidad hasta cervecerías artesanales y mercados gourmet, la oferta crece día a día y suma a transformar la imagen de la zona para posicionarla como una de las más trendy de la ciudad. 

“Todo esto le da vida al barrio. Con el nuevo código de planeamiento urbano en las zonas alrededor del corredor se pueden hacer edificios en altura, pero a una cuadra de ahí no. Eso hace que se complementen los futuros edificios con este corredor. Se están vendiendo terrenos para obras de siete pisos. Va a haber mucha más gente viviendo en esa zona y más potenciales comercios. Va a ir creciendo sustancialmente”, augura Mel. 

Según el gerente de Ventas de Mel, la ventaja con la que cuenta esta zona es que se consiguen amplias unidades y pueden verse opciones de dos ambientes con 60 metros cuadrados o de tres ambientes con 90 metros. “Hay muchas nuevas familias. Estás en la ciudad pero no lo sentís, es una burbuja verde que tiene la ciudad  y haces dos cuadras y estás en Belgrano R”, rescata y puntualiza que los precios en la zona están en el orden de los US$ 3000 por metro cuadrado, aunque algunos especiales con terraza propia (muy buscados en esta época) pueden trepar hasta un 8% más. 

Según Siwacki, ayudó muchísimo todo lo que fue el soterramiento del ferrocarril, la estación nueva de tren y las mejoras de los parques para que la zona se fuera consolidando. “Hoy sigue siendo una zona baja, con proyectos de muy buena calidad y todos en general con buenos amenities y servicios. El público es gente joven o aquellos que no quieren pagar el precio de Belgrano o algunas zonas más caras y se mudan, como en su momento pasó con Núñez, para conseguir mejores valores”, explica.

Además, Mel destaca que la ubicación va mejorando con el tiempo. “Puede llegar a ser mejor el retorno de quienes invierten desde pozo si la zona crece más. La zona va a tender a crecer y si el mercado acompaña el metro cuadrado puede mejorar”, aclara. Esto, continúa, derrama en las calles aledañas. “Hoy gran parte está construido y hay próximos edificios a construirse en zona. En los últimos tres meses vendimos dos terrenos en esa zona en la calle Donado, enfrentados al corredor, y se ven beneficiados. Todavía quedan terrenos, pocos, pero quedan”, concluye.

Imagen principal: Hol Park – Mel Propiedades

Por: Eugenia Iglesias

Compartir

Deja un comentario