Skip to main content

La ley de alquileres que entró en vigencia el 1° de julio del 2020 despertó el descontento a partir de las modificaciones en plazos, actualizaciones de precios y también, por las repercusiones que tuvo en el mercado inmobiliario.

 

Una de las principales causas refiere al aumento de precios de los alquileres que, según el último informe de Zonaprop lleva acumulado una suba del 71,3%. En ese sentido, el 71% de los usuarios argentinos encuestados considera que la elevación de los precios se trata de una consecuencia directa de la normativa. Muchos especialistas habían anticipado esta situación mientras todavía estaba vigente la incertidumbre de qué iba a ocurrir a largo plazo tanto para inquilinos, como para propietarios. Lo que sucede, es que a partir de la nueva fórmula de actualización semestral de precios se dejó atrás el acuerdo entre las partes y los precios se elevaron según el índice, pero los salarios no acompañaron. En cambio, un 26% de quienes sienten que la ley resguarda, consideran positivo la previsibilidad de los aumentos. 

Por otro lado, un 22% de los usuarios señala que la ley impactó en la disminución de la oferta de inmuebles. En este punto, el ítem de la legislación que establece la extensión de contratos por 3 años es un factor ambivalente. En muchos casos, la incertidumbre temporal desalentó a los propietarios que, finalmente, decidieron retirar las propiedades de alquiler, para amueblarlos y transformarlos en alquileres temporarios o directamente venderlos. 

Sin embargo, la otra campana evidencia que un 58% del sector que sí siente respaldo con la nueva ley, es a causa de la estabilidad que otorgan los contratos a tres años. En menor medida, los usuarios fundamentan su posición respecto a la ley porque sienten mayor protección (11%) y más dificultad para lograr un desalojo (4%). 

Solo el 7% de los argentinos sostiene que a raíz del contexto y panorama del mercado es que no consigue un inmueble para mudarse.

El aumento de los precios de alquileres es una de las cuestiones que más hizo ruido. Un 23% respondió que las subas fueron de entre un 10% y un 30%, mientras que el 36% de los encuestados asegura que el valor de renta de su vivienda se acrecentó entre un 30% y un 50%, en relación a las cifras que se manejaban previas a la pandemia. A su vez, el 28% afirmó que fue mayor al 50%.  Solo un 8% de los consultados sufrió incrementos mayores al 100% y un 5% detalló un crecimiento mínimo entre un 0% y un 10%. 

Suscribite a nuestro newsletter

¿Qué pasa con la mudanza?

Los planes de cambiar de hogar siguen en alza y el 63,49% potenció el deseo durante este contexto, pero hay ciertas dificultades que impiden avanzar a los inquilinos.

Un 39% indica que se encuentra en una situación límite que no le permite mudarse y dentro de ese grupo encuestado un 37% atribuye la dificultad de  encontrar una vivienda a la falta de  oferta inmueble. Algunos tienen limitaciones en relación al espacio (32%) y otros necesitan trasladarse a un nuevo lugar con espacio al aire libre (31%).

Por su parte, otros de los factores evidencian, la complejidad de encontrar un departamento en alquiler que pueda pagar, la necesidad de mudarse ante el aumento del valor, la situación económica como freno a la mudanza y el temor a la visita de inmuebles en este contexto de emergencia sanitaria. A su vez, un 5% precisa mudarse porque no puede pagar el alquiler actual. 

Algunas de las cosas que señalan quer harían más fácil y accesible la concreción de los planes la existencia de condiciones más flexibles (53%), una mejoría económica de la situación general (42%) la posibilidad de poder tener mascotas en la propiedad (34%), la tenencia de un descuento en el inmueble (28%), un aumento en sus ingresos (16%) y contar con un servicio de mudanza económico (10%). Otros destacan aspectos como la tenencia de una garantía, una regulación del valor de alquileres, bajas expensas, políticas de infraestructura que garanticen el acceso a una vivienda propia. 

Dicen que lo último que se pierde es la esperanza y por eso, un 13% espera poder avanzar con sus deseos de mudanza una vez que se reanude en cierta medida la vida que existía antes de la pandemia. Pero todavía habrá que esperar para eso. 

Por: Mora Violante

Imagen principal: Leonardo Miranda para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario