El nuevo modo de trabajo que proponían los espacios de coworking se vio amenazado con la aparición de la pandemia. Al igual que muchas industrias, tuvieron que replantearse esquemas e incorporar protocolos. Del lado de los trabajadores, se evaluaron pros y contras sobre cómo queremos pasar nuestro día a día laboral. 

Pero cuando pase la emergencia sanitaria, las formas de trabajo (que ya venían cuestionadas) sufrirán una nueva transformación. Para los expertos, se irá hacia un régimen mixto que mezclará trabajo presencial con remoto. Porque si bien el home office tiene muchas ventajas, lo cierto es que todos extrañan algunos aspectos de la presencialidad y ponerse al día en el pasillo con un compañero de trabajo es irremplazable.

Según un estudio de Grupo Adecco, estar en línea todo el tiempo cambia la jornada laboral tradicional. En un futuro no muy lejano dejarán de existir las jornadas laborales de ocho horas y esto requiere que los empleados establezcan límites claros, distribuyendo de manera adecuada su tiempo familiar, tiempo personal, tiempo libre y horas de sueño. Además, los líderes deberán incorporar nuevas rutinas que fomenten la colaboración, la productividad y el bienestar de los equipos de trabajo.

Seguramente se tomen muchas buenas prácticas del trabajo remoto, pero estos meses de trabajo full time desde casa demostraron que ir hacia un esquema cien por ciento a distancia tampoco es la solución. Un estudio de WeWork y Brightspot Strategy identificó algunas dificultades que trajo esta situación. Por ejemplo, la capacidad de reunirse y de generar ideas disminuyó un promedio del 11% para todos los oficinistas desde que se empezó a trabajar desde casa. Para los empleados cuyos roles dependen de la colaboración, la caída es aún mayor: oscila entre el 13 y el 15 %.

La habilidad de mantener relaciones interpersonales descendió un promedio de 17%. En tanto, la capacidad de tener interacciones espontáneas es lo que más disminuyó, con un promedio del 25%. La gran mayoría (90%) de las personas quieren volver a la oficina al menos un día a la semana. 

En clave flexible

Por supuesto todo esto afecta al negocio de los espacios de coworking. Desde el sector, igualmente, son optimistas. Es que esta modalidad mixta podría empujar a que varias empresas abandonen sus oficinas fijas para migrar hacia espacios colaborativos que combinen algunos días de home office con otros presenciales trabajando desde un coworking. 

El Director de WeWork Argentina, Tomás Calusio, señaló en un comunicado que en Argentina tienen más de 4.000 miembros que forman parte de su comunidad, representan a más de 1.000 empresas en su portafolio. El segmento de multinacionales supone el 74% de la ocupación, rubro que actualmente es el que más crece de WeWork en todos los países de la región. “Tanto las grandes como medianas y pequeñas empresas cada vez más acuden a oficinas y contratos más flexibles que les permiten ahorrar y enfocarse en que su negocio crezca”, afirma.

Para la vuelta de los 600.000 miembros que usan sus instalaciones en el mundo, WeWork estructuró un plan de bioseguridad dividido en 3 pilares: distanciamiento profesional, limpieza e higiene y señalización conductual.

Para ello, se tomó la experiencia vivida en algunos países, como el caso de China, donde WeWork cuenta con más de 100 edificios, que sirvió como referencia para aplicar lo aprendido en los otros 38 países donde tiene presencia. En aquella región se instalaron sistemas de HVAC (Heating, Ventilation and Air Conditioning), un sistema de climatización que tiene como objetivo proporcionar un ambiente interior cuya temperatura, tasa de humedad y purificación del aire sean cómodos. 

Gentileza We Work

En el caso de las oficinas de Argentina, se reforzó la sanitización con rutinas de limpieza en áreas de alto tránsito y, a su vez, se priorizaron los espacios personales, es decir, rediseñando la distribución de salas de reuniones y áreas comunes para mantener la distancia. Además, de proporcionar gel antibacterial y señalización pensada estratégicamente para mantener la higiene personal y de los espacios.

Cambia, todo cambia

“La pandemia trajo muchísimos cambios dentro de los espacios de trabajo. Por ejemplo, tuvimos que readecuar todos nuestros espacios de trabajo para que los puestos respeten el 1,5 metros de distanciamiento”, dice Agustín D’Elio, socio de HUERTA, el coworking que tiene oficinas en Palermo y Microcentro. Allí, las zonas comunes, como baños, cocina y salas de reuniones se vieron limitadas a un máximo de gente que no supere a una persona cada 2 metros cuadrados. Por otro lado, en ambas sedes, cuentan con ventilación natural a lo largo de todo el día y reforzaron la limpieza en puntos de contacto de alto tránsito.

“Estos cambios, obviamente, hacen que haya menos gente dentro de los espacios y menos personas en espacios comunes, lo cual afecta un poco el networking físico y lo traslada al mundo virtual”, dice el fundador y asegura que a nivel industria implica una oportunidad de crecimiento para la que están preparados. En el largo plazo, sostiene, va a aumentar la demanda de empresas que busquen cowork con el objetivo de reducir costos fijos.

Desde este cowork, caracterizado por una propuesta enfocada en la sustentabilidad, se mantuvieron también activos durante los meses que debieron cerrar sus puertas. Para ello se propusieron estar en constante contacto con su comunidad a través de eventos, charlas y del canal de slack interno. “La comunidad extraña salir de sus casas y volver a sociabilizar con otros profesionales, conocer nuevas herramientas y compartir experiencias”, dice D’Elio,  quien para el año que viene ya proyecta nuevas aperturas.

Suscribite a nuestro newsletter

Soluciones para todos

“Los cambios ya llegaron”, dice Tamara Giménez, CEO de Teamworks. La co-fundadora del espacio de Maipú y Paraguay dice que se adoptaron varias soluciones de cara a la nueva realidad. “Por un lado, tenemos todo lo que son los protocolos de prevención, que son estrictos y exhaustivos para cuidar la salud de todos nuestros miembros y, por supuesto, tienden a mantener el distanciamiento social, cumplen con procedimientos de sanitización adicionales. Por suerte, nuestra estructura, que la teníamos desde antes del brote de Coronavirus, nos permitió no tener que realizar cambios estructurales”, comenta y añade que con más de 4000 metros cuadrados y más de 300 metros lineales de ventanas, la distribución y ventilación fueron sencillas de implementar. 

Gentleza Teamworks

Desde Teamworks entienden que la forma de trabajar cambió. “Lo que antes suponía un trabajo de lunes a viernes, hoy tiene una flexibilidad aún mayor, ya sea en la modalidad de trabajo como en las necesidades de las empresas y nuestros miembros. La flexibilidad, hoy más que nunca, es fundamental. Por eso ofrecemos soluciones que se adaptan a esas necesidades pensando en el futuro del trabajo”, comenta y explica que soluciones como el coworking permiten reducir costos, ya que se paga una única factura por su uso y permiten acompañar el crecimiento o acoplarse a reducciones de estructuras. 

Gentileza Teamworks

“A contraposición de la oficina tradicional, esto te da la flexibilidad de poder incrementar o reducir puestos de trabajo de un momento a otro sin mayores costos, en una situación como la actual y las que se vienen son necesarias. Ofrecemos puestos rotativos, para que las personas puedan alternar los puestos de trabajo y así reducir el costo de infraestructura y potenciar la productividad”, agrega Giménez. 

En este sentido, además el sector podrá ofrecer soluciones en base a las necesidades que trajo la nueva Ley de Teletrabajo, la norma compele a las empresas a ofrecer a los colaboradores un espacio fijo si así lo desean. “Por eso entendemos que son posiciones claves para empresas que piensen jornadas remotas para la mayoría de sus equipos”, expresa, aunque también quedarán disponibles las tradicionales membresías con oficinas, puestos flex y demás modalidades de empleo. 

El coworking se vio afectado en un inicio pero, según Giménez, ya se está viendo el repunte, porque son soluciones que se vuelven necesarias de cara a la nueva realidad. “Si bien hubo una disminución al inicio, provocada por el confinamiento y por la crisis, vemos también el rebote”, dice y comenta que están proyectando nuevas aperturas en el gran Buenos Aires y el interior del país. 

Imagen principal: We Work

Por: Eugenia Iglesias

Compartir

Deja un comentario