Sin prisa pero sin pausa, crece la búsqueda de terrenos en el conurbano. A la espera de los protocolos necesarios para finalmente poder firmar boletos,  el sector responde las consultas de quienes quieren canalizar sus ahorros y paralelamente buscan pasar de una vida hiper urbana a otra más conectada con el verde y el aire puro.

Pocas metáforas han sido más utilizadas en los medios argentinos –y con discutida rigurosidad– que la lectura que hace la filosofía china de la crisis en clave de oportunidad. Sin embargo, hay ocasiones en que el lugar común realmente aplica. De acuerdo con los números que presentan brokers enfocados en el área de countries y barrios cerrados, la adquisición de un lote en alguna urbanización privada representa, hoy, toda una oportunidad para aquellos que piensan en términos de Real Estate.

Dicho de otro modo, en la actualidad, construir una casa es totalmente asequible y comparativamente muy económico con otras opciones del mercado. Esteban Edelstein Pernice, titular de Castex Propiedades, firma que trabaja fundamentalmente en el sur del GBA, subraya que el costo de construcción está en su valor mínimo histórico y  equipara estos números con un departamento de tres ambientes bien ubicado en la Capital Federal. “Cambiás 70, 80 metros cuadrados por una propiedad con jardín y pileta”, ilustra.

Nordelta. Crédito imagen: Gastón Abascal.

Interés hay y también hay cierto tipo de operaciones que se concretan. “Durante la cuarentena, en Castex tuvimos consultas por lotes y también por nuestra línea de casas llave en mano, Victoria Homes. Inclusive, cerramos dos contratos de construcción de gente que ya tenía el lote. Vemos ahí una movida de lote más construcción muy ventajosa”, desarrolla  y evalúa Edelstein Pernice. “En cuanto a casas terminadas, ilustro con un ejemplo puntual: una propiedad de 5 dormitorios en un terreno de más de 1200 metros en Terravista bajó de 650.000 a 490.000 dólares. No es la regla en materia de casas pero algunos valores también bajaron”, completa”.

Desde el lado de la oferta, también hay promos, ingeniería financiera que busca seducir al cliente. Según puntualiza Edelstein Pernice, en Remeros Beach, barrio situado en Tigre, se pesificaron los precios al dólar oficial y la gente, a través del dólar bolsa, paga con un descuento muy importante que llega al 40% en dólares, en comparación con dos meses atrás.” “Hay más operaciones que hace dos meses y también que las registradas febrero, movidas  por estos beneficios“, enfatiza.

Para los profesionales del sector,  la oportunidad, al margen de las cifras, está dada en un tiempo en que los espacios al aire libre, que se corporizan en jardines, parques, terrazas, balcones y patios, aparecen revalorizados por la demanda que, en tiempos de encierro, redescubrió su importancia. “Tuve consultas por casas, incluso, cuando la cuarentena prohibía las mudanzas, de gente que quería dejar sus departamentos ante la posibilidad de confinamiento”,  se explaya Arturo Hoefner, director de Blanco Propiedades, firma que trabaja en el área de Pilar. “Hubo y hay consultas”, subraya.  

Consultado por valores y financiamiento que hoy hacen de la compra de una propiedad en un country o urbanización una propuesta atractiva, el bróker responde que hay una distorsión en el hecho de construir una casa, con un costo de u$s 600/650 el metro cuadrado, que llega a u$s 700/800 cuando el inmueble está terminado, y que, así y todo, resulta más conveniente que comprarse una propiedad de segunda mano, ya construida. “Aunque el costo de construcción es bajo, no es 2001 ni 2002, años que muchos equiparan con la actualidad por el tipo de cambio. Pero lo cierto es que hoy hay otras variables que se mueven”, señala.

Según apunta, el potencial comprador hoy entiende, por un lado, que su hogar es mucho más que eso, evaluándolo, también, como lugar de trabajo y área de esparcimiento y, por el otro, pone en la balanza los gastos, el valor de las expensas, por ejemplo. “A veces, hace cuentas y concluye que pagar las canchas de tenis y fútbol , entre otras amenities, resulta más barato que abonar dos ascensores,” finaliza.  

Imagen principal: Gastón Abascal ( @ika.pics )

Por: Victoria Aranda.

Compartir

Deja un comentario