Skip to main content

Después del boom que se vio en los countries por la combinación de más gente saliendo de la Capital sumado a bajos costos de la construcción, ¿cómo está el mercado hoy? 

Durante los días de las primeras flexibilizaciones post cuarentena se vio el éxodo de la ciudad a la periferia, con gente que huía del encierro buscando una vida con mayor presencia de naturaleza y aire libre. En esa época, muchos también aprovecharon los precios que tocaron pisos históricos en el costo de la construcción para optar por la compra de terrenos y armar un hogar a medida. 

Hoy la tendencia se mantiene y, aunque hubo un aumento en los costos para construir, para muchos todavía sigue siendo una opción conveniente. Para los expertos es un fenómeno que el boca a boca no para de fomentar: “El mercado de terrenos en barrios cerrados sigue muy demandado. Esto se da porque mucha gente se mudó en la pandemia. Inclusive antes y esta gente está construyendo, se está mudando, invita a amigos a conocer las casas y estos amigos se quieren quedar a vivir. Con lo cual es un mercado que sigue creciendo cada vez más, no tanto con la publicidad que hacen las empresas sino con los mismos habitantes que traen familiares y amigos a vivir al barrio. Esto es una bola de nieve que se va agrandando todo el tiempo”, menciona Esteban Edelstein Pernice, socio de Castex, inmobiliaria especializada en la materia.

Según el Índice del costo de la construcción (ICC) en el Gran Buenos Aires que elabora el Indec mostró en marzo una suba de 4,4% respecto al mes anterior. Este resultado surge como consecuencia del alza de 4 % en materiales, de 4,8% en mano de obra y de 4,8% en gastos generales. En total, el alza interanual registró un 50,2 %.

Edelstein Pernice dice que si bien el aumento se nota, construir todavía representa una oportunidad. “Definitivamente hay un aumento, pero eso es una foto, lo que importa es la película. En el contexto histórico y si tomás los últimos 10 años, estamos todavía en un precio de construcción muy barato”, menciona.

Suscribite a nuestro newsletter

La situación también se puede transpolar a la ciudad. “La Ciudad cuenta con un déficit habitacional que resolver desde hace mucho tiempo. Pero esta situación no afectó el mercado de terrenos urbanos, sino que al contrario los desarrolladores están atentos a nuevas oportunidades para posicionarse en tierra”comenta Damián Springer, director de la división Terrenos de la firma Baigún “Lamentablemente, hasta que no exista el crédito hipotecario los nuevos edificios seguirán siendo, en su mayoría, para inversores y no para consumidores finales que son la demanda genuina que debemos atender”, agrega. .

Según el especialista, con la alta inflación en pesos a nivel local y en dólares en el plano internacional resulta atractivo invertir en ladrillos como resguardo de valor y alternativa de inversión. “Los precios de los terrenos han sufrido una baja en sus valores entre un 20% y un 30% si lo comparamos con la situación previa a la pandemia, con ciertas excepciones que la depreciación ha sido menor”, comenta y menciona que el mayor cambio que nota es la forma en que se están comprando hoy los terrenos, donde se ve mucho el canje de metros.  

Por último, señala que el mercado también está viendo con buenos ojos las operaciones de co-desarrollo, es decir, la asociación de dos empresas desarrolladoras para la construcción de un edificio como alternativa de financiamiento o bien para compartir riesgos y no frenar con la ejecución de los proyectos.

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: wirestock para Freepik

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario