Skip to main content

Después de tocar el piso histórico en 2020, ¿es conveniente actualmente? Quiénes fueron los más beneficiados y qué expectativas tiene el sector.

 

Quien compró un terreno y montó una casa el año pasado seguramente se haya coronado como el mejor cazador de oportunidades. Es que en 2020 se vivió un momento único en el que el costo de la construcción tocó su piso histórico y, medido en dólares, resultó muy conveniente apostar por los ladrillos.

“A principios del 2020 el dólar efectivo se disparó sustancialmente, por lo que provocó una disminución sustancial del  costo de la construcción, debido a la pandemia la demanda de productos no era tan alta y eso generó que se mantengan los precios por unos varios meses”, aporta Manuel Mel, gerente de Ventas de Mel Propiedades. 

La gran duda hoy es si ese veranito todavía se siente o si nos podemos despedir definitivamente de las oportunidades.  

“El valor de metro cuadrado de construcción histórico estándar estaba en USD 1000 el metro cuadrado. Eso hoy está en USD 700 el metro cuadrado, eso significa que todavía hay una conveniencia en construir porque vale un 45% menos de lo que valía históricamente”, explica Fernando Berraz, director de Berraz Negocios Inmobiliarios.

Suscribite a nuestro newsletter

El costo de la construcción tiende a seguir los aumentos de la inflación, por lo que, luego de un año de tener un dólar efectivo estancado sin mucha variación, los costos de la construcción volvieron a equipararse a valores previos a la pandemia. Pero, según explica Mel, el negocio está en la tierra: a diferencia de otros momentos donde la tierra se compraba 100% en efectivo, hoy la gran mayoría de los terrenos en capital federal toman metros cuadrados terminados, lo que resulta muy positivo para el desarrollador, ya que puede “vender” departamentos a cambio de un terreno. 

“A esto se suma que los desarrolladores están con la posibilidad de pisar – comprar – tierra y negociar una incidencia más baja que tiene la zona y pagarla 100% en metros cuadrados. Al margen de que el costo de la construcción está relativamente alto, hoy pisar la tierra en metros cuadrados terminados es la clave de la rotación del negocio inmobiliario”, menciona el experto.

Sin embargo, hace una aclaración: los desarrolladores saben que el costo de la construcción inicialmente puede estar barato, pero en el transcurso de una obra el costo se acomoda. Por supuesto, juega a favor arrancar con un costo de construcción bajo para acopiar, pero después se ajusta, no es estático. “En cambio, pisar un terreno ya es un derecho adquirido. Si lo comprás bien, con una licencia baja, todo en metros, ya no va a variar, como luego va a variar el costo de la construcción”, agrega Mel. 

Quienes salieron mejor parados de todo este contexto y se consagraron como beneficiados en el corto plazo fueron quienes apostaron por hacer reformas o quienes quisieron hacer casas en un período de 7 u 8 meses. 

Esto se vio especialmente entre quienes trabajan en el segmento de countries y barrios cerrados, estrellas indiscutidas de la pandemia. Y Berraz, que comercializa en Zona Norte, pudo estar en primera fila: “El ritmo sostenido de mudanzas y alquileres y compraventa de terrenos, más obras en construcción, está absolutamente sostenido. No tiene tanto que ver con la pandemia y con el beneficio de lo que lleva el monto de construcción y los montos rebajados en dólares, sino que va ligado a algo que pasa en todas partes del mundo: la gente ve el tema del verde como una oportunidad de vivir mejor y con el home office una relación laboral distinta, y eso vino para quedarse”, comenta. 

Y el bróker es optimista porque sigue viendo movimiento, aunque más moderado para el 2022: “Esto no es que fue un boom, sino que seguimos trabajando. Aunque, por supuesto, con las elecciones un poquito menos porque la gente está a la expectativa de lo que vaya a ocurrir, pero el ritmo de gente que se va a Zona Norte es sumamente sostenido. Por lo que nuestra expectativa es que no va a ser como en 2021, bajará un poco, 20 o 30% los cierres, pero vemos el mercado sostenido”.

Las elecciones de este domingo son un tema que tiene al mercado en vilo. Según los expertos, recién a partir de ese resultado se podrán tener más certezas, aunque se animan a hablar con cautela del futuro: “Mucha gente está a la expectativa de lo que va a suceder en las elecciones, y posiblemente tomen la decisión después de esto, pero todos saben que estamos llegando a un piso de valores de mercado y los desarrolladores saben que la tierra es un bien escaso y hoy tienen una oportunidad única de poder comprarla”, concluye Mel.

Por: Eugenia Iglesias.

Imagen principal: Ralph Kayden para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario