Skip to main content

Todas las obras privadas de la Ciudad de Buenos Aires y en el conurbano están paralizadas. Sin embargo, para los especialistas post cuarentena habrá grandes oportunidades para los inversores con precios más que tentadores.

El rubro de la construcción es uno de los más golpeado como consecuencia de la cuarentena por el coronavirus. Las obras privadas en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano están totalmente paralizadas hace casi 4 meses, aunque para los especialistas la reactivación llegará post pandemia con oportunidades inigualables.

“Cuando la rueda empiece a funcionar habrá varios puntos más que positivos. El primero es que el costo de la construcción está muy bajo, lo que hará que muchos inversores se vuelquen al negocio para transferir sus pesos en ladrillo”, detalla Damián Tabakman presidente de la Cámara de Desarrolladores Urbanos (CEDU). “Lo segundo es que estamos trabajando para generar que el Gobierno Nacional de incentivos fiscales para reactivar al sector post cuarentena”, añade Tabakman.

Según una encuesta realizada por la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), el 93% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector disminuirá durante los primeros tres meses. “Si bien somos optimistas con el futuro del sector, hoy la realidad es compleja, la incertidumbre a nivel económica genera un escenario difícil con la llegada de inversores extranjeros y con la continuidad de las obras que se estaban realizando”, sostiene Tabakman.

Los datos de CAMARCO revelan que hoy el 87% de las empresas constructoras argentinas se inscribieron en el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo (ATP) para sobrevivir a los más de 115 días de cuarentena. “Necesitamos el acompañamiento del Gobierno para reactivar las obras paralizadas con líneas de créditos para las constructoras. Pero, sin lugar a dudas, el factor clave es el bajo costo de la construcción lo que atraerá inversores locales rápidamente”, explica Tabakman con un tono positivo.

Si bien el costo de la construcción se transforma en un factor determinante, los especialistas consultados coinciden en que es difícil estimar el valor de los elementos para construir en proyectos a largo plazo, dado que están atados a la moneda estadounidense. “El dólar seguirá caro de acá a por lo menos dos años, en mi opinión el costo de la construcción tan accesible llegó para quedarse”, afirma Tabakman.

En este sentido, para los especialistas uno de los sectores que se recuperarán más rápidamente serán los emprendimientos de pozo. “El costo de la construcción está hoy un 40% más bajo que los valores que se venían manejando, por eso la inversión en pozo puede ser una buena alternativa porque la cuota se paga en pesos y es un resguardo del ahorro en dólares”, desarrolla Leandro Korn, director comercial de Korn Propiedades.

Oportunidad

Pero, ¿quiénes pueden salir ganando en este contexto? Las familias que quieran adquirir un lote para construir su propia casa: “Este tipo de obra, que demora entre seis meses y un año, es hoy la oportunidad. Se puede acoplar mercadería y se construye una propiedad con valores realmente muy bajos“, detalla Alejandro Ginevra, presidente y Ceo de la constructora y desarrolladora GNV Group. “Claro que la realidad no es la misma para las grandes constructoras que llevan adelante edificios con entre 3 y 4 años de obra”, aclara.

Para Ginevra el sector atraviesa un presente complejo hace por lo menos dos años. “La pandemia frenó todas las obras: llegamos al piso de la caída. Es un piso muy profundo, pero de ahora en más tenemos que comenzar a levantarnos”, asegura.

Como un factor determinante para la reactivación, ambos referentes sostuvieron que la nueva decisión de la Comisión Nacional de Valores (CNV)  será determinante. ¿De qué se trata? La CNV lanzó un régimen especial de vehículos de inversión colectiva para el desarrollo del sector inmobiliario con el propósito de que inversores a través del mercado de capitales puedan participar de manera conjunta en un desarrollo inmobiliario.

La decisión de la CNV es determinante pero también necesitamos el acompañamiento del Estado con créditos para desarrolladores y reformas tributarias y laborales”, agrega Ginevra. Y, si bien coincide en que la llegada de capitales extranjeros no se dará en lo inmediato, asegura que para que eso ocurra “es importante acordar el pago de la deuda y comenzar a tener reglar claras”.

A pesar del complejo panorama actual, desde GNV Group destacan que durante la cuarentena “se vendió más que todo el año pasado”. “Hay inversores que quieren hoy resguardar sus pesos en ladrillos y en emprendimientos de categoría”, sostiene Ginevra, quien asegura que el futuro puede ser alentador.

Por otra parte, la cuarentena generó que los plazos de obra se extiendan “pero eso puede ser algo favorable para el inversores de pozo, ya que tienen la posibilidad de pagar más cuotas y de menor valor”, apunta Korn. “El mercado se va a reactivar porque hay indicadores positivos que harán que el sector pueda acomodarse a futuro”, concluye.

Imagen principal: Evening_tao para Freepik.

Por: Belén Fernández

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario