Skip to main content

Hoy hay super stock de propiedades a la venta, pero los precios no convalidan la demanda. Los especialistas aseguran que en este contexto se puede conseguir unidades a precios históricos a la baja.

La venta de propiedades no repunta. Según los últimos datos relevados por el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en marzo se realizaron solo 2361 escrituras, un 4,4% menos que en igual periodo del mes anterior. Aún en este contexto hay oportunidades: como consecuencia del super stock de propiedades disponibles y es posible observar precios realmente accesibles. Ahora, ¿es un buen momento para comprar, refaccionar y volver a vender?

“En términos generales no es un negocio atractivo, salvo que por alguna razón puntual se pueda comprar una unidad usada muy barata”, comienza explicando Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).

Pero, lo cierto es que hoy con un stock récord de propiedades a la venta, no es una tarea muy compleja conseguir unidades a precios realmente accesibles, por debajo del promedio del mercado. “Para eso hay que estar muy atento y preparado para cerrar la operación cuando se presenta”, agrega Tabakman.

Ahora, el problema no parece ser el hecho de encontrar un inmueble en oferta con precios accesibles, sino refaccionarlo en un lapso corto de tiempo para luego volcarlo a la venta y conseguir comprador. Siempre con la meta de obtener una ganancia por dicha operación. 

“Hay que tener en cuenta que la venta de departamentos es muy lenta en general hoy en día y los costos de refacción suben mucho con la inflación. Pero, sí es cierto que una unidad recientemente refaccionada se vende mejor y más rápido y eso ayuda al negocio”, finaliza Tabakman.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Cuál es la rentabilidad?

Para los especialistas, la inversión puede ser rentable según el uso que se le dé al inmueble. “Siempre depende para qué quieras el inmueble usado. Si es para uso propio, es un buen momento. Se consiguen buenos precios por el stock alto y la urgencia de muchos propietarios para vender hace que los precios se puedan pelear a la baja”, explica Daniel Bryn, fundador de Invertire Real Estate.

Claro que para una vivienda de uso personal no existe una renta y es un buen negocio por los precios del mercado. Ahora, si el inmueble se adquiere como inversión, para volcar al mercado locativo la ecuación podría ser diferente.

“Algo que me sorprende es que en Palermo, Belgrano y Recoleta, tenés más de 100 departamentos de dos ambientes con un ticket de entre USD 20.000 y USD 60.000, con un valor del m2 en la zona de menos de USD 2000, algo que en esos barrios es raro encontrar. Estos son valores de publicación, los cierres son aún más bajos”, describe Bryn.

Si se compra un departamento por esos precios, se hace una refacción mínima y se alquila, la renta puede ser atractiva. “Estos precios hace tres años eran imposibles. Cuanto más barato, mayor rentabilidad se obtiene. Y por más que sea chico, un dos ambientes se alquila en promedio por $57.000 en esas zonas”, agrega el empresario inmobiliario.

“De hecho, esta zona funciona muy bien con el alquiler temporario en donde la renta puede ser aún mayor y en dólares”, finaliza.

Según el sitio Zonaprop, hoy un departamento en Córdoba al 3500 en el barrio de Palermo de 35 metros cuadrados (m2), con dos ambientes tiene un precio de USD 60.000.

En contrapartida, Fabián Achával presidente de la inmobiliaria homónima asegura que hoy “hay que estar muy calibrado a la hora de hacer este tipo de inversión. En principio porque no es fácil conseguir unidades tan baratas y en segundo lugar  porque los costos de refacción están muy altos”.

Pero advierte que en los casos en donde se encuentre una unidad que esté muy por debajo del valor de mercado puede llegar a ser una inversión atractiva. “Claro que se trata de encontrar una aguja en un pajar”, concluye.

Por: Belén Fernández

Imagen principal: immo renovation para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario