Skip to main content

La nueva oferta gastronómica y cultural se mezcla en la tradicional zona que, por su ubicación y buena conexión, se perfila a ser la nueva favorita de la ciudad.

Entre los barrios más pujantes del momento se abre paso Chacarita. Lo que hasta hace un tiempo era una zona residencial, de casas tradicionales y talleres mecánicos, se posiciona hoy como un barrio con potencial de crecimiento impulsado por dos factores fundamentales: su ubicación estratégica dentro de la ciudad y sus excelentes opciones de conexión. Es que en sus confines tiene otras zonas muy demandadas que ya están al límite de su ocupación, como Palermo, pero también otras en auge como Colegiales, Villa Crespo y Villa Ortúzar. 

Además, con la estación de Chacarita en el centro, las opciones de tren, colectivo y subte permiten a sus habitantes acceder fácilmente a cualquier punto de la ciudad. 

Delimitado por Avenida Elcano, las vías del ferrocarril Urquiza y del San Martín, Avenida del Campo, Avenida Garmendia, Avenida Warnes, Avenida Dorrego, Avenida Córdoba, Avenida Dorrego y Avenida Álvarez Thomas, muchas empresas la empezaron a ver con buenos ojos tras la huida del microcentro y la saturación de Palermo. Una de ellas fue el Banco Galicia, que en 2017 inauguró un edificio sustentable de 35.000 metros cuadrados sobre la Avenida Corrientes. 

Otras empresas siguieron ese paso y eso atrajo una explosión comercial. Nuevos locales se inauguraron y, a su vez, se amplió la oferta gastronómica de la zona. Desde el icónico La Fuerza en Dorrego y Castillo hasta Sifón, el bar de moda con reposeras y tragos a base de soda de Jorge Newbery y Guevara. Pero también una gran oferta cultural, con talleres de artistas y espacios musicales, como Santos 4040 o el enorme Complejo Art Media en Corrientes y Dorrego.

Chacarita explota de movimiento joven, tal vez un poco en reminiscencia de lo que fue en sus inicios. El nombre del barrio surge del diminutivo de Chacra. En esas tierras estaba la Chacra del Colegio de la Compañía de Jesús, hoy el Nacional Buenos Aires, en lo que en ese entonces (mediados del siglo XVIII) eran las afueras de la ciudad. Se la conocía como “la chacrita” o “chacarita de los colegiales”, de allí surgió el nombre del barrio y de su vecino Colegiales. 

Es una zona con mucho potencial en cuanto a medios de transporte y a los barrios de moda, que crecen hacia el norte y el oeste de la ciudad. En Dorrego y Álvarez Thomas se da la división del triple barrio: Palermo, Chacarita y Colegiales. En esa esquina empezaron bares con onda, locales de diseñadores copados, antes no había nada y ahora encontrás locales de artistas… Tiene una magia espectacular que creo que va a igualar o superar Colegiales”, opina Darío Rizzo, CEO de Alternativa Propiedades.

Suscribite a nuestro newsletter

El diferencial de estas cuadras, donde a pesar de su ubicación estratégica todavía se mantiene la calma, es la convivencia de casas de toda la vida con nuevos departamentos que debido a la reglamentación no pueden ser de gran altura. “Se mantiene la sensación de barrio. Nunca se va poder convertir en un Palermo Hollywood, se va a mantener la magia del barrio entre bohemio y moderno, no tan comercial”, opina el broker. 

Para Hernán Siwacki, Socio Gerente de Capital Brokers Propiedades, este barrio implica una oportunidad interesante para los desarrolladores, que encuentran terrenos a precios más accesibles, pero en una zona lindera a barrios consolidados, lo que resulta muy atractivo para posicionar mejor sus proyectos. “Para el público en general, también, van a encontrar mejores valores. Es una zona joven, de gente que busca una onda más parecida a una casa, y que se caracteriza por su oferta de terrazas, patios, espacios abiertos y PHs, incluso, es muy amigable para moverse en bicicleta”, describe y asegura que, aunque en estos días es muy difícil hablar de precios, en la zona un residencial usado ronda los US$ 2000 el metro cuadrado, mientras que uno a estrenar va de 2500 a 2700 dólares. De acuerdo al último informe inmobiliario de Zonaprop, el precio promedio del metro cuadrado en Chacarita es de US$ 2.681, se trata de uno de los barrios que más bajaron a nivel interanual (10,9%), junto con Paternal y Parque Chacabuco.

Rizzo también remarca el potencial que tiene Chacarita para quienes buscan invertir en alquileres temporarios. “A ellos les recomiendo no comprar en Palermo o zonas muy desarrolladas, porque pagan mucho por una propiedad y la renta es poca. En estas zonas invertís la mitad y ganás mucho más. Hay mucha demanda de estudiantes, de gente que viene por trabajo y buscan barrios más tranquilos, pero cerca de todo. El retorno de la inversión es mejor que Palermo o en Recoleta, con un gran potencial de crecimiento”, sostiene. 

Con todo por ganar, Chacarita con sus amplias veredas y espacios verdes se posiciona entre los próximos favoritos. “Los barrios que van a tener más chance de crecer son los más cercanos a los barrios principales”, sintetiza Siwacki. 

Imagen principal: Benjamín Rascoe para Unsplash

Por: María Eugenia Iglesias.

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario