Skip to main content

Apuntan a extranjeros, hoy por la pandemia y el cierre de fronteras, el mercado se volcó hacia el público local haciendo caer drásticamente la rentabilidad. A futuro, auguran un buen escenario.

El alquiler temporario fue siempre una de las inversiones más buscadas por quienes apuestan en ladrillo. La primera razón es la renta en dólares y un retorno que en general duplicaba el de un alquiler convencional. Lo cierto es que la pandemia y la falta de extranjeros dificultaron a este sector. 

“Hoy es un negocio que está en pausa por la pandemia, pero no hay dudas de que se va a reactivar cuando se abran las fronteras y cuando se solucione la pandemia. Va a volver a ser un muy buen negocio en el corto plazo”, explica Adrián Cyderboim, director de Crecer Inmobiliaria.

En números, previo a la pandemia, “había 22.300 alojamientos en todo CABA bajo avisos de alquileres temporarios, , afirma Daniel Bryn, titular de Bryn Real Estate. “Hoy esa cifra es de 11.781, es decir, que en un año y medio la caída fue del 47% en cuanto a la oferta”, explica.

Pero, ¿qué pasó con esas unidades que hoy no se ofrecen como alquileres temporarios? “En nuestro caso no evidenciamos que los dueños de estas propiedades se vuelquen a la venta o a un alquiler convencional, en general, esperan que la situación se revierta y se inclinan por el público local con una renta más baja y en pesos”, describe Cyderboim.

En marzo del 2020, un alquiler temporario – se trata de inmuebles que ya se comercializan amueblados – tenía un precio promedio de USD 560 por mes, ese valor al pesificarse llega en torno a USD 247. “La caída en ingresos es del 56%. Pasamos de USD 61 de tarifa por día a USD 38”, ejemplifica Bryn.

Lo cierto es que, al volcarse al público local y pesificarse los contratos, la rentabilidad  se ve perjudicada en pandemia. 

“Los números de retorno pre pandemia eran del 6,12% en dólares anual, llegaba a triplicar un alquiler convencional. Hoy es del 2,80%, es decir, que evidenció una baja abrupta del 54% en rentabilidad”, detalla Bryn.

“Lo que hace que la renta sea tan baja es la vacancia que tienen hoy este tipo de inmuebles y por supuesto que se volcaron hacia el público local que demanda estos contratos por razones, en general, de salud o trabajo”, remarca Cyderboim.

Sin embargo, hay un factor que genera adhesión por parte de los propietarios. “Son contratos flexibles, algo muy buscado por ambas partes, sobre todo por los dueños que no quieren, en un contexto de incertidumbre, firmar acuerdos por tres años como establece la nueva ley”, resalta el inmobiliario.

Suscribite a nuestro newsletter

Inestabilidad

Para los especialistas, a pesar de que hoy la rentabilidad sea menos atractiva, los contratos temporarios siguen siendo una buena opción para quienes no quieren, en este clima de incertidumbre, generar un alquiler fijo por tres años, de acuerdo a lo impuesto por la nueva ley.

“Hoy en este contexto de pandemia la gente escapa a los alquileres convencionales. Se está trabajando con el público local porque muchos propietarios prefieren esta opción porque se puede indexar el valor cada 3 o 6 meses. El temporario hoy es más barato que un alquiler de vivienda”, indica por su parte Dario Rizzio, CEO de Alternativa Propiedades.

Rizzio explica que actualmente el retorno de ambos tipos de alquiler es muy similar, pero que el diferencial se encuentra en las condiciones del contrato. Al respecto del alquiler tradicional, desarrolla: “La mayor rentabilidad se logra, en un alquiler a tres años, el primer año si lograste cerrar un buen precio, ya el segundo y tercer año con este tipo de indexación incierta la renta cae notablemente y en el último año apenas alcanza el 1%”.

A futuro

Los expertos consultados coinciden en que, una vez que la pandemia esté superada, será una gran oportunidad. “El país está barato en dólares para el turismo. Apenas se abran las fronteras vamos a tener una afluencia de turismo que van a demandar estos alquileres”, resalta Bryn. 

Previo a la pandemia había 247.000 turistas por mes residentes del exterior en CABA que dormían un promedio de 2,5 noches en distintos alojamientos. “Hoy solamente tenemos 4.700, hay mucho por recuperar”, enfatiza.

Por otro lado, el hecho de la sobre oferta de propiedades en venta genera “la oportunidad de comprar inmuebles, inclusive ya amueblados, a un muy bajo valor que puedas explotar como temporario en buenas zonas para este negocio”, ilustra el titular de Bryn Real Estate.

Lo que queda claro es que históricamente el temporario es un buen negocio y que ciertas unidades son las más demandadas en este mercado. “Hoy lo que más se busca para este tipo de renta son los que tienen 1 habitación en primer lugar y, luego, los que tienen 2 o más”, concluye el inmobiliario.

Imagen principal: Rick Hippe para Unsplash

Por: Belén Fernández

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario