Skip to main content

Mientras se debaten las posibles modificaciones a la Ley de Alquileres y los distintos sectores proponen nuevas alternativas, el mercado de alquileres continúa con los precios en alta.

Pese a las características particulares de cada plaza, la situación en todos los casos es similar. Alquileres que suben por encima de la inflación, una oferta acotada que no encuentra solución y una demanda que no se convalida. A este contexto se le suma la reapertura de fronteras y la vuelta a la presencialidad que implica que muchos estudiantes y distintos profesionales regresen a los centros urbanos.

La baja en la oferta se debe a la poca rentabilidad percibida por los propietarios que, ante esta situación deciden quitar los inmuebles en alquiler y volcarlos a la venta. Hoy en día se necesitan 26,7 años de alquiler para recuperar la renta en Córdoba y en Rosario 28,5. En ambos casos, disminuyó la cantidad de tiempo necesaria para repagar la inversión de compra.

Suscribite a nuestro newsletter

Actualmente, en Córdoba el alquiler de un departamento de dos ambientes y 50 metros cuadrados tiene un valor de $26.005 al mes y uno de tres ambientes $34.843. En ese sentido, se presenta como la plaza más económica dentro de las tres analizadas. Rafael Espeche, director del Grupo Banker, una empresa del rubro inmobiliario cordobés  describe la situación del mercado locativo como “crítica”: “Diariamente nos topamos con la desesperación de los inquilinos ya que desde la promulgación de la Ley 27.751 hemos registrado aumentos del 113% en los precios locativos y la oferta se retrajo en aproximadamente un 50/60% respecto del período previo a la sanción de dicha Ley”.  Lo cierto es que la demanda desde el mes de abril del 2020 hasta la actualidad aumentó un 38,6%.

Al igual que sucede en la Ciudad de Buenos Aires, la combinación de factores como el incremento de precios y la falta de stock hace que encontrar un hogar acorde a las condiciones de cada persona, se vuelva algo complejo, independientemente de la zona. 

Por su parte, en Rosario el alquiler de un departamento de dos ambientes tiene un valor mensual de $30.725 y el de tres ambientes, $39.052. Es decir, que en comparación con Córdoba, acceder a un dos ambientes en la ciudad santafesina cuesta un 18,2% más por mes. Gaspar Garibaldi, asesor comercial de Dunod Propiedades, coincide en que en este contexto el mercado locativo rosarino está complicado. Además, detalla que es un momento particular porque “a las problemáticas de público conocimiento que venimos arrastrando en el mercado se suma la fuerte demanda de estudiantes ya que la plaza de Rosario es muy buscada por estudiantes del interior y extranjeros”. Sin embargo desde el 2020, la demanda disminuyó un 14,8%.

Por último, en Mendoza el alquiler de un departamento de dos ambientes tiene un valor de $29.325 al mes y uno de tres $43.350. Acceder a un inmueble de 75 metros cuadrados tiene el valor más elevado de las tres ciudades analizadas, cuesta un 24,7% más que en Córdoba y un 12,6% más que en Rosario. 

https://public.flourish.studio/visualisation/9289489/

¿Cuáles son los inmuebles más buscados?

En el caso de Rosario, según detalla Garibaldi “la demanda está centrada mayormente en monoambientes y departamentos de 1 dormitorio”. Por su parte, en Córdoba, si se tiene en cuenta la cantidad de estudiantes que van desde el interior hacia la ciudad para ir a la universidad, la búsqueda tiene foco principalmente en departamentos de dos y tres ambientes en zonas como Nueva Córdoba donde el alquiler tiene como precio medio $46.941, Güemes ($46.941), Centro ($32.935) y General Paz ($32.935).

“Prácticamente ya nadie viene a instalarse solo por cuestiones de precios. En casi un 100% de los casos, el inmueble buscado es para compartir”, analiza Espeche como una tendencia que comienza a pisar con fuerza. A su vez indica que en los barrios más periféricos y alejados del centro, la demanda que predomina es por parte de las familias que buscan casas de 3 y 4 ambientes. 

A partir del contexto mencionado y las características principales de las búsquedas, el especialista cuenta que en Rosario un inmueble chico no tarda más de 24 o 48 horas en alquilarse. “En algunos casos no llegamos a publicar el inmueble que ya se reserva por clientes o referidos antes de poder activar las estrategias de comercialización que brinda nuestra empresa para la búsqueda de nuevos clientes”, indica. En Córdoba, Espeche observa lo mismo en cuanto a la rapidez con la que se ocupan los inmuebles: “Con el nivel de demanda que hay hoy y al no tener una oferta que supla tal exigencia, las propiedades en alquiler duran cargadas en sistema no más de días. Inmueble que se capta hoy, en 10 días ya tiene un contrato firmándose y se está ingresando a vivir en él”.

Ambos coinciden que la incertidumbre es un denominador común y que el tratamiento de la ley es un punto clave para revertir la situación. En particular los ítems que refieren a la duración de los contratos, para que pasen de ser de 36 a 24 meses y en relación a las actualizaciones de precios que, actualmente se realizan bajo un índice establecido por el BCRA.

Por: Mora Violante

Imagen principal: Leandro Parenti para Unsplash

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario