Skip to main content

¿Ya recibiste tus facturas de luz, agua y gas y no sabés qué hacer para reducir el gasto? Varios especialistas investigan hace ya mucho tiempo cómo ahorrar haciendo pequeños cambios en nuestras rutinas. Esto resultará en una doble ventaja, tanto para tu bolsillo como para el medio ambiente.
En esta nota te contamos algunos tips para ahorrar y no morir en los aumentos:

Para enfrentar la factura de luz…
1) Optá por luces LED
¿Qué es lo característico de este tipo de luces? Lo bueno de ellas es que te permiten generar luz indirecta, tienen una mayor duración, son ecológicas y no requieren mantenimiento frecuente.
Si bien las bombillas LED son más caras, el ahorro que se produce con ellas es significativo: en promedio se ahorra un 80% que con las de tipo incandescente, y un tanto menos con respecto a las de bajo consumo clásicas.

2) Elegí electrodomésticos eficientes
Al momento de comprar un electrodoméstico, es importante que verifiques cuán eficiente es a nivel energético. En nuestro país el encargado de esta clasificación es el Centro de Investigación y Desarrollo de Energía (INTI), organismo que establece una escala de eficiencia energética que va de los electrodomésticos clase A (color verde) – los más eficientes – a los clase G (color rojo) – los de menor eficiencia en cuanto a ahorro de energía. Esta clasificación representa una herramienta muy útil para reducir el consumo energético y lograr ahorrar los costos de este concepto.

3) Usá los electrodomésticos de manera responsable
Hay pequeños hábitos que pueden modificarse para lograr un ahorro importante de energía. A continuación, algunas sugerencias que puede ser útiles al respecto:

Televisores, computadoras…
Es preciso ser consciente del uso que le damos tanto a la televisión, como a las computadoras, radios, etc. Si no están siendo utilizados, es mejor mantenerlos apagados.
En cuanto a los televisores, es importante conectarlos a un regulador para evitar cargas muertas mientras permanecen apagados, de lo contrario puede representar hasta el 30% de tu consumo total de energía.

Lavarropas
Procurá no lavar tu ropa en pequeñas cantidades sino aprovechar el máximo de carga aceptada. Asimismo, es imprescindible reducir el número de lavados semanales.

Heladeras
Debido a que la heladera es uno de los electrodomésticos que más consume, existen varias recomendaciones respecto de su uso:

– Verificá que la puerta selle por completo. Este chequeo se puede hacer colocando una hoja de papel entre la puerta y el cuerpo de la heladera: si al abrirla se desliza, hay que cambiar el sello ya que este defecto hace que aumente el consumo de energía eléctrica.
– Evitá que el frío se pierda abriendo la puerta lo menos posible.
– Colocá correctamente el termostato. El mismo debe permanecer en 2/3. Sólo deberá aumentarse a 3 o 4 cuanto el clima sea muy caluroso.
– Descongelala en forma periódica.
– Instalala lejos de fuentes de calor como ser estufas o calentadores.
– Tené presente que una heladera con deshielo automático consumirá hasta un 30% más.

Plancha
Una vez encendida la plancha comenzará a consumir energía. Por lo tanto, la recomendación es planchar la ropa que requiera de menos a más calor. Asimismo, se sugiere no dejar la plancha conectada cuando no se la esté utilizando y planchar la mayor cantidad posible de ropa en cada ocasión.

Aspiradora
Una sugerencia respecto al uso de este electrodoméstico es limpiar y/o sustituir sus filtros y depósitos cuando así lo requiera. Esto permitirá que el motor trabaje menos sobrecargado y que se alargue la vida útil de dicho electrodoméstico.

Para enfrentar la factura de gas
Evitá las corrientes de aire
Para tal fin es preciso verificar que las puertas y ventanas estén selladas. Se pueden colocar burletes tanto en puertas, como ventanas, incluso en los tapa rollos. Esto evitará que se escape el calor del ambiente. Asimismo, es imprescindible que cierres las ventanas y puertas de las habitaciones que no utilices para lograr concentrar el calor en el ambiente que estés habitando.

Reducí el frío que viene del exterior

Para poder reducir el frío que viene de afuera hay varias cuestiones de las cuales podés ocuparte:
– Podés reemplazar los ventanales de cristal simple por aquellas de doble cristal.
– Una buena y simple alternativa es cerrar las cortinas y persianas a la noche y abrirlas durante el día, cuando el sol puede funcionar como calefacción natural de los ambientes.

Temperatura moderada
Conservá la temperatura de tu casa en una nivel moderado; considerando que lo ideal son 24°C.

Las hornallas no son calefactores
No uses las hornallas como calefacción ya que las mismas consumen más gas y no están específicamente diseñadas para cumplir dicha función.

Para enfrentar la factura de agua
Además de revisar el correcto funcionamiento de los sistemas de bombas de agua y los equipos hidroneumáticos de tu departamento, casa o edificio donde vivís, lo fundamental es que seas responsable en cuanto al uso que hacés del agua sobre todo en el baño.

– Reducí el tiempo de tus duchas y/o baños.
– Si vas a instalar un inodoro en tu casa o bien si necesitás cambiar el mecanismo, optá por el de dos botones. Uno será para la descarga total y otro de descarga parcial (unos 2 litros).
– Utilizá dispositivos ahorradores eficientes de agua para duchas y canillas.

Compartir

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario