Skip to main content

A pesar del contexto actual del mercado inmobiliario, los alquileres temporarios y las inversiones en pozo se posicionan en el mercado de bienes raíces. A diferencia de los activos financieros, son menos líquidas y con riesgo más bajo.

Aunque el panorama del mercado actual es complejo, los activos inmobiliarios siguen siendo atractivos para los inversores conservadores por su estabilidad y su bajo riesgo. Además, en el mercado de bienes raíces los alquileres temporarios surgen con fuerza como una alternativa con mayor retorno y ganancia en dólares. Los emprendimientos en pozo también son hoy una oportunidad para los inversores.

En Real Estate solo existen tres negocios que ofrecen opciones de retorno: “En primer lugar se encuentran las tierras, es una inversión por lo general a largo plazo. En segundo lugar se puede elegir una inversión especulativa, donde se compra un inmueble para su posterior venta a un precio superior y, por último, la más común a la hora de pensar en una inversión inmobiliaria, la inversión en renta”, ejemplifica Gabriel Battioni, director de Battioni Real Estate.

A diferencia de los activos financieros, las inversiones en ladrillos son para un público más conservador en donde los tiempos son más largos y las posibilidades de riesgo son menores. “Al evaluar una inversión en renta como mínimo tenemos que tener una fecha y valor de entrada, una fecha y valor de salida y sumar a los alquileres percibidos en este plazo la diferencia de precio que pudiera tener la propiedad al momento de venderla para terminar el ciclo de la inversión”, explica Battioni. 

¿Qué quiere decir esto? Que la rentabilidad no debería “solo calcularse sobre el alquiler que recibimos mes a mes, sino que también a esos ingresos se le debe sumar la diferencia obtenida entre la compra y la venta del activo”, asegura el especialista al definir el activo inmobiliario. 

Y es clave entender que el mercado inmobiliario es largoplacista: “Cuando nuestra moneda se devalúa resulta un impacto muy fuerte en los valores de renta percibidos. Pero los inmuebles son un conjunto de metros cuadrados y estos representan una moneda dura, por ello al momento de comprarlos o venderlos no se piensa más que cambiarlos por otra moneda dura, en nuestro país esa moneda es el dólar”, afirma Battioni. Distintos son los bonos que, según la suerte de cada uno, pueden duplicar su valor o por el contrario disminuir drásticamente en sólo un día. En este sentido, es posible destacar que la baja de precios de los inmuebles se encuentra muy por debajo de la baja significativa que sufrieron los activos financieros locales. Tal es el caso de las acciones de IRSA y GALICIA en dólares (ADRs) que acumulan caídas del 71% y el 73% respectivamente. 

Suscribite a nuestro newsletter

Para Sergio Soldati, socio director de la inmobiliaria homónima, “muchos ven al Real Estate como un refugio de valor, por lo que deciden canalizar sus ahorros con la expectativa de poder tener una renta”. Aunque detalla que esa renta es hoy poco atractiva y está en los valores más bajos de la historia: “Hoy la ganancia es de 1,4% y en algunos casos más baja. En nuestra industria, en las buenas épocas suele ser del 4%”.

En este contexto, con un retorno de inversión tan bajo, el activo para el especialista se ubica como la oportunidad son las inversiones en pozo. “Se venden en pesos y con los niveles tan bajos de la construcción, teniendo como referencia u$s 650 por metro, es donde podés hacer una diferencia. Sobre todo para quien tiene resguardo en dólares”, agrega Soldati. Es que la cuota de los emprendimientos – que se ajusta por el índice CAC- es en pesos. Para quien tiene ahorro en dólares y quiere invertir en pozo la diferencia es muy favorable.

“Otra cosa interesante, es que quien tiene flujo en pesos puede dolarizar su ahorro. A eso se suma que los precios post pandemia se acomodaron a la baja. Mientras hace un año se ingresaba a una obra en pozo con un valor de u$s 3.000 por m2 en Palermo, hoy ese valor se acomodó a u$s 2.200 por el mismo emprendimiento”, expone el broker.

A su vez, una de las inversiones hoy más tentadoras se ubica en el alquiler temporario. “Se duplica la renta de un alquiler convencional, aunque la pandemia no deja que este mercado explote como debería por la falta de turistas”, resalta Soldati. Humberto Foresti, titular de HF Proyectos & Inversiones, coincide y sostiene que la oportunidad hoy está en los alquileres temporarios: “Hoy, producto de la pandemia, hay pocos hoteles funcionando y para los visitantes que llegan al país un departamento es más seguro, porque hay menos riesgo de contagio de COVID que en un alojamiento con espacios comunes y gran cantidad de personal”, argumenta el especialista. 

“Hoy tenemos un inversor habido de escuchar y nosotros recomendamos invertir en departamentos pequeños para alquilar de forma temporaria, ya que vimos que es un sector que creció en pandemia aún sin turistas del exterior”, desarrolla Foresti.

Lo cierto es que la comparación de una inversión inmobiliaria con un activo financiero resulta compleja, porque en general apuntan a públicos diferentes. “No hay que pensar en una u otra. En general, en la cabeza del inversor están ambas, no se inclina por una o por otra”, resume el titular de HF Proyectos & Inversiones. “En la inversión en ladrillo dormís tranquilo, es conservadora. De la otra forma hay más riesgos. Hoy se la puede comparar con los bonos del tesoro norteamericano y, sin embargo, no parecen muy atractivos estos últimos porque se espera que den una tasa nula o hasta negativa”, concluye.

Imagen principal: yanalya para Freepik

Por: Belén Fernández.

Compartir

Un comentario

  • Miguel Bauza dice:

    Siempre interesante y muy detallado las propiedades tanto de alquiler o compra venta de las misma,. con valores reales no inflados a circunstancias externas.
    M iguel

Enviar una respuesta

Recibí las últimas novedades del mercado inmobiliario