En la Ciudad de Buenos Aires están habilitadas para operar desde el jueves 14 de mayo. La limpieza, los kits de higiene con barbijos y alcohol en gel están garantizados. Además, evitarán que sus empleados utilicen el transporte público que es donde está el foco del contagio.

A partir de mañana las inmobiliarias de la Capital Federal están habilitadas a volver a atender al público. Contra reloj y expectantes por lo que se vendrá desde el sector trabajan en protocolos de seguridad e higiene para cumplir con las normas dispuestas por el Gobierno Nacional. Auguran boom de consultas por la demanda contenida los últimos 50 días.

Elaboramos un protocolo por encima de las exigencias, lo venimos trabajando hace tres semanas y en los últimos días lo distribuimos a todas las inmobiliarias para que también puedan llevarlo acabo”, explica Daniel Salaya, presidente de la firma Salaya Romera. Entre las normas de seguridad se destacan el uso de vehículos con paneles de acrílicos divisores entre el chofer y los pasajeros para trasladar tanto a los clientes como al personal.

Es que uno de los principales focos de contagio está en el transporte público “buscamos evitar los remises o colectivos queremos garantizar la seguridad tanto de nuestros trabajadores como de los clientes”, resalta Salaya. Además se suman empujes de pie para las puertas para evitar tocar los picaportes, control de temperatura al ingresar al local, espacios de reuniones al aire libre y, por supuesto kits, de higiene con barbijos y alcohol en gel para garantizar la limpieza.

“Habilitamos un toilette exclusivo para los clientes con una higiene rigurosa, además les brindamos las botitas quirúrgicas descartables cuando ingresan a nuestros locales”, agrega Salaya. Si bien a partir del jueves las cinco oficinas de la firma estarán operativas, habrá menos empleados. “El personal de riesgo, embarazadas y mayores de 60 seguirán con tareas de teletrabajo, lo mismo aquellas madres con niños en edad escolar”, sostiene Salaya

Armamos en cada sucursal dos equipos de trabajo con los mínimos para poder operar, esos equipos se van a ir turnando ya que el volumen de empleados nos lo permite. Van a estar configurados por dos vendedores, un gerente y un corredor inmobiliario y una persona administrativa”, detalló Mariano Oppel, dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre. Allí también serán rigurosos con los cuidados de higiene personal y limpieza del lugar. “Por supuesto que utilizaremos barbijos, alcohol en gel, alcohol licuado para desinfectar y seremos muy cuidadosos con la distancia entre cada empleado y con los clientes”, agrega Oppel.

En general, más allá del protocolo de seguridad dispuesto por la cartera sanitaria Nacional, cada inmobiliaria cuenta con sus propias reglas para desarrollar las tareas cuidando a su personal y a sus clientes. “Nosotros habíamos elaborado un protocolo interno desde antes del inicio de la cuarentena, en donde contamos con todas las herramientas de seguridad para poder operar como inmobiliaria segura, contaremos con pistolas para medir la temperatura de quienes ingresen”, subraya Oppel. Por otro lado, resalta que las tareas home office seguirán vigentes: “Todo el equipo que trabaja con alquileres lo seguirá haciendo de forma remota”.

Por su parte, desde Colegio Profesional de los Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires presentaron la semana pasada un protocolo de seguridad en donde limita el personal de atención al cliente en sólo dos personas, con ingreso limitado de personas según los m2 de la oficina y la distribución de alcohol en gel y barbijos tanto en los empleados como para quienes ingresen a las sucursales.

Pronóstico

Los operadores esperan con ansias la apertura de sus sucursales. “El balance es positivo, en estos más de 50 días digitalizamos nuestra inmobiliaria, invertimos en equipos para hacer fotos 360° y hasta hicimos tasaciones orientativas a través de plataformas como zoom, pero creemos que el permiso para atender será 100% satisfactorio ya que hay una demanda muy grande contenida”, indica Salaya.

“En las próximas semanas habrá mucho movimiento, hay una necesidad grande que durante casi dos meses estuvo contenida. No hay dudas de que el mercado se tiene que reacomodar con sus precios como todos los activos”, concluye Salaya.

Imagen principal: Freepik.

Por: Belén Fernández

Compartir

One Comment

Deja un comentario